jueves, 30 de julio de 2009

Llamamos atrezzo -o "props" en inglés- a todos aquellos objetos "de verdad" que se pueden usar en una partida para ilustrar su contrapartida imaginaria. Cartas selladas con lacre, monedas, llaves, mapas envejecidos... cualquier cosa vale para lograr una mayor inmersión en la aventura, para que los jugadores toquen, estudien, inspeccionen.

Siempre he tenido una relación de amor/odio con el uso de atrezzo en los juegos de rol. Por una parte me tentaba la idea de decir "en la pila de tesoro has encontrado este anillo" y entregarle al jugador el objeto tangible, o darles el informe del forense en riguroso papel oficial, rellenado a máquina y con cercos de taza de café sobre él. Sin embargo, es difícil llegar a un nivel de perfección tal que el resultado no se vuelva una simple curiosidad. El anillo será de latón en vez de mithril y no brillará cuando se acerquen los orcos; el informe del forense de la ciudad de Tucson, Arizona, puede impresionar mucho pero ¿por qué está escrito en perfecto castellano?

La idea detrás del atrezzo es acercarnos a la fantasía pero a muchos jugadores les provoca el efecto contrario: tienen tan bien formada en su cabeza la imagen de lo que el master describe que hacerlo "aparecer" en el mundo real rompe la ilusión. Es algo parecido a lo que ocurre con las figuras de plomo para representar los combates, pueden ser de gran ayuda, pero también presentan una visión de los personajes y los monstruos demasiado cercana y de andar por casa. El jugador puede enarcar una ceja y pensar "¿Yo soy ese? ¡Mi guerrero bárbaro no parece un culturista hinchado por los esteroides!"

Una manera de evitar ese tipo de situaciones es elegir atrezzo simple y efectivo, que no tenga referencias del tiempo o lugar de donde ha salido. Unos casquillos de bala encontrados en el lugar de los hechos, un colgante, una piedra con una forma peculiar, una vieja llave roñosa o un reloj de bolsillo pueden ayudarnos a crear la atmósfera que deseamos.

El éxito final también depende mucho del tiempo empleado en la elaboración o búsqueda del objeto. Una invitación al baile de máscaras del Conde Bogdan escrita en una cartulina doblada no provocará el mismo efecto que una que llegue en forma de pergamino con una impecable caligrafía medieval. Si nuestra campaña va a girar en torno al diario secreto sobre ocultismo del tatarabuelo de uno de los personajes, es lógico que nos pasemos un tiempo preparándolo, pegando recortes, dibujando, redactando anotaciones crípticas... .

Otra manera de darle una entidad especial al atrezzo es que sea relevante para la trama, más allá de la simple decoración. Quizá la carta del prisionero al que representa el abogado del grupo tenga unos diminutos puntos bajo determinadas letras, o al limpiar el colgante hallado en las catacumbas se revele una inscripción. La sensación de descubrimiento hará que los jugadores olviden cualquier detalle incongruente y se preocupen más por la aventura que por un hipotético anacronismo.

Si tuviese que resumir en pocas palabras las claves para el uso correcto del atrezzo, serían: poco, de calidad y entrelazado con la historia.

9 comentarios:

  1. Yo tengo un amigo que lleva el tema del atrezzo y los hand-on al grado de maestría.

    Suele arbitrar La Llamada de Cthulhu y si los personajes encuentran una caja misteriosa de diseño chino que hay que abrir como un rompecabezas (las cajas chinas, vaya) no les dice a los jugadores "Tirad para ver si la conseguís abrir" sino que les planta una caja china sobre la mesa y les dice: "Abridla". ¡Y lo peor es que dentro encontrarán lo que sus personajes encuentren!

    En una ocasión los personajes encontraron una serie de cartas en las que tenía que haber pistas sobre el misterio en curso. Bien, pues les sacó un fajo de cartas escritas a mano en papel envejecido y les dijo: "Ala, leedlas y encontrad las pistas vosotros mismos".

    ¡Si incluso ha llegado a sacar pócimas y brebajes bizarros para hacérselos beber a los jugadores si se atrevían (nada nocivo, claro, aunque tampoco demasiado sabroso, XD... pero si el jugador no se atreve, el personaje tampoco)!

    Sé que incluso ha llegado a emplear personas como atrezzo. Concretamente una persona que estaba escondida en un cuarto sin que los jugadores lo supiesen y en medio de la partida apareció magistralmente disfrazada e iluminada como fantasma para dar información (y un buen susto) a los personajes.

    Es un auténtico maestro y los jugadores siempre disfrutan como críos con él, pero mi maldición es que... ¡¡¡no he jugado aún ninguna partida suya!!!

    Selenio.

    ResponderEliminar
  2. Soy un fanático de los Atrezzos... siempre he considerado que le dan tangibilidad al cuento. En mi caso, como mi juego es ambientado en la II Guerra, creo mucho más divertido enfrentar una Luger que simplemente describirla, o que las hojas de personaje imiten los carnéts de identidad de los territorios ocupados del Reich... de hecho, hasta hemos logrado reunir un grupo de recreadores de la II Guerra que nos vestimos como Rangers del Dia D para ambientar las partidas en los encuentros de rol.

    ResponderEliminar
  3. @Miguel Angel: Me debes un lero Truku. XD. No es Antonio, de hecho no tengo referencias concretas acerca de la forma de arbitrar de Antonio (aunque seguro que es bueno).

    En este caso se trata de Rocker, uno de los Masters Mercenarios de Creacions Enigmàtiques. Su hermano Juan es otro grandísimo master (a éste sí que lo he catado, XD).

    Selenio.

    ResponderEliminar
  4. No me lo apostaba contigo XD he dicho que me lo apostaba, no con quien (modo rata off)

    ResponderEliminar
  5. personalmente me gusta apoyar la historia con alguna carta o cartel de recompensa que entregar a los pjs..
    pero creo que más atrezzo supone ponerle frenos a la imaginación de los jugadores.
    Si tienes 5 jugadores probablemente cada uno imagina la bola de cristal de la que les hablas de una manera diferente..si tratas de describirla como algo mágico, por ejemplo, el plantársela delante igual la hace parecer algo más vulgar..

    si fuese un rol en vivo si me parece bien.

    Tambien el master tiene ya suficiente curro (comparado con el de la mayoria de los jugadores) como para ponerse con el atrezzo..

    pero cada mastercillo tiene su librillo.

    saludos yfeliz verano para todos

    ResponderEliminar
  6. Ciertamente cuesta tiempo y esfuerzo, pero a veces lo vale. Unas cuantas veces hice "pergaminos" quemando bordes de papel y cosas así; una vez en Pendragón incluso puse una daga en la mesa para dar más ambiente al tema (una decorativa, claro). Y estuvo esa vez que jugamos Aquelarre iluminados sólo por velas (como si fueran antorchas).

    A veces son detalles que cuentan. Ahora convencí a mi DM para que use un montón de monedas viejas que tengo para simular la bolsa de oro de cada uno, así pagamos tanto en la ficción como en la realidad. Creo que le va a dar un buen giro a la partida.

    ResponderEliminar
  7. También estamos con las capacidades de cada uno...

    Mi mejor atrezzo son papelajos, fotos, documentos, falsos periódicos... Simplemente porque se me da bien, tengo conocimientos para ello y lo paso bien haciéndolo.

    Cuando recurro a otro tipo de atrezzo, que alguna vez ha pasado, soy bastante más chapucero y por lo tanto acaba siendo eso, algo muy puntual.

    Lo que comentaba Selenio de esconder un tío lo hice en su momento y fue muy sonado. XD

    Y ciertos truquillos en los que el atrezzo te puede ayudar. En una partida que hice los PJs rescataban un crío, un bebé; les dí una muñeca de trapo que hacía las veces de bebé, debían tratar la muñeca con el debido cuidado, se la iban pasando y eso, y si se ensarzaban en un combate veías rápidamente quien cargaba con el crío. XD

    Obviamente un exceso de atrezzo es contraproducente. Pero raro es el máster que se pase, de hecho yo no lo he visto.

    Un saludete.

    ResponderEliminar
  8. Esta en castellano, por el mismo motivo que los jugadores hablan en el. Se supone que su personaje habla ingles, lee en ingles, piensa en ingles y etc.

    O ¿en tus partidas el jugador a de hablar el idioma nativo del personaje?

    Cosas aparte, para las cartas es mejor que sean tangibles, solo la leen los que quiera el que la encuentre y etc.

    Por lo demás si cierto, ¿pero realmente merece la pena el esfuerzo y lo más probable es que los jugadores no lo aprecien del todo?

    ResponderEliminar