lunes, 30 de marzo de 2009

Elige a alguien al azar y convéncele de ser el heredero de una inmensa, inútil y asombrosa fortuna - digamos 5000 hectáreas de Antártida, o un viejo elefante de circo, o un orfanato en Bombay, o una colección de manuscritos alquímicos. Al final terminará por darse cuenta de que por unos momentos ha creído en algo extraordinario, y se verá quizás conducido a buscar como resultado una forma más intensa de existencia. - "Terrorismo Poético" de CAOS: Los Pasquines del Anarquismo Ontológico, Hakim Bey



Gracias a Álvaro, alias Mr. Blackwood, por pasármelo. No dejeis de visitar su Jardín Atómico.

1 comentarios:

  1. yo quiero un elefante!!! lo llamaria Apisonadora! (Pisoni cariñosamente claro) Y 5000 hectareas en la Antartida no serían ninguna tonteria... quizas contendrían un misterioso organismo alienigena como en The Thing... o quizás bajo el hielo haya unas ruinas de una civilización desconocida como en AvP...

    ResponderEliminar