jueves, 2 de julio de 2009

El 2 de Agosto de 1947, un avión de la British South American Airways en viaje desde Buenos Aires a Santiago de Chile emitió un enigmático mensaje por radio: STENDEC. Luego desapareció. Cincuenta años más tarde sus restos se encontraron atrapados en un glaciar de los Andes a 5000 metros de altura. Todavía hoy lo que le ocurrió al Star Dust sigue siendo un misterio.

La historia de este vuelo parece sacada de una novela de espías. No hacía mucho que había terminado la guerra y de hecho la tripulación del avión, un Avro Lancaster, tenía muchas horas de servicio en misiones de combate. El trayecto era rutinario y tanto el capitán, Reginal James Cook como su segundo de a bordo, Donald Checklin y el copiloto, Norman Hilton, tenían experiencia suficiente como para afrontar cualquier imprevisto.

Los pasajeros formaban un grupo peculiar, quizá demasiado:
  • Casis Sasid Atalah, un palestino que regresaba de su tierra natal tras el funeral de su madre. Supuestamente en el forro de su abrigo llevaba escondido un diamante de gran tamaño.
  • Jack Goodherman, un hombre de negocios británico, que viajaba con su amigo Harald Pagh.
  • Harald Pagh, playboy suizo y también hombre de negocios, amigo del anterior. Hablaba varios idiomas y volvía de un viaje destinado a establecer relaciones comerciales.
  • Martha Limpert, emigrante alemana, regresaba a Chile con las cenizas de su marido. Se rumoreó que se trataba de una simpatizante nazi o incluso de una espía.
  • Paul Simpson, un diplomático que trabajaba para la Corona Británica y llevaba una importante valija de documentos para su embajada en Chile.
  • Peter Young, agente de la empresa Dunlop en América del Sur y antiguo tutor del Príncipe Miguel de Rumanía.
Por si esto fuera poco, el avión podría haber llevado un cargamento de oro no declarado en sus bodegas. Las tensas relaciones entre Gran Bretaña y Argentina en aquellos tiempos justificarían el secretismo y que los viajeros tuviesen unas biografías tan pintorescas, por decirlo así. Uno o varios de ellos podrían haber sido agentes del servicio secreto destinados a vigilar los movimientos de los demás.

El último mensaje, enviado por código morse, añade una pieza más al puzle. ¿Qué significaba STENDEC, repetido tres veces antes de que la emisión se cortase? Las abreviaturas empleadas en la época no arrojan mucha luz, aunque hay quien sugiere que se trataba de un simple aviso de cierre de comunicación. Si es así, ¿por qué repetirlo tres veces? Otras teorías apuntan a que el código avisaba del inicio del descenso, después de la ascensión de 6000 metros necesaria para superar los Andes.

Los fuertes y repentinos vientos de la zona, sumados a la falta de visibilidad, podrían haber confundido al piloto, haciéndole calcular mal su posición. El glaciar habría surgido entre la niebla con demasiada rapidez como para variar el rumbo y el choque habría sido inevitable. La avalancha subsiguiente habría cubierto los restos del aparato y su carga, ocultándolos hasta nuestros días.

En el juego
El vuelo del Star Dust da pie a una partida de investigación ambientada en 1947, ya sea antes, durante o después de los acontecimientos. ¿Qué pasó realmente? ¿Sabotaje? ¿Magia? ¿Intereses políticos ocultos o conspiración sobrenatural? Los jugadores pueden ser tanto espías que traten de descubrir qué se esconde en el avión antes de que parta, como detectives contratados para saber qué pasó ese 2 de Agosto entre Buenos Aires y Santiago. Quizá les envíen a recuperar algo de su cargamento antes de que caiga en malas manos, una empresa nada sencilla en un glaciar a más de cinco kilómetros de altura, envuelto en la niebla y batido por las tormentas. ¿Y si el cargamento está vivo?

Sin embargo donde mejor se puede aprovechar esta trama es un rol en vivo en el que los jugadores adopten el papel de los pasajeros (y el master el del capitán, por ejemplo). Con los datos proporcionados no es difícil imaginar conexiones entre ellos o posibles motivos encubiertos para su presencia allí. Cada uno partiría con un objetivo a lograr y unos apuntes sobre su personalidad, a desarrollar durante el "tiempo de vuelo".

Enfocada de manera realista, la sesión puede ser un tira y afloja entre espías que tratan de lograr los documentos para la embajada británica o de saber el destinatario del cargamento de oro que hay en la bodega. A nivel más mundano, quizá el motivo del accidente sea la codicia, ese oro es una tentación muy fuerte para cualquiera, incluso para aquel con las mayores convicciones. Por otra parte, la viuda Limpert lleva la vasija con las cenizas de su esposo... ¿o no? ¿Puede tratarse de una agente encubierta de los jerarcas nazis refugiados en Argentina? ¿Contiene esa vasija microfilms, cartas del Führer en el exilio o algo peor?

Si queremos añadir aspectos sobrenaturales o de horror primigenio, el señor Atalah puede ser el guardián de un antiguo demonio, atrapado en la piedra que esconde en su abrigo. Peter Young sería un ocultista que le sigue desde Palestina y planea arrebatarle el diamante para evitar que libere a la criatura en la Tierra.

La aventura no tiene por qué terminar con el accidente, sea éste provocado por un tiroteo, una pelea en el avión o un conjuro fuera de control. Puede haber supervivientes al aterrizaje en el glaciar, que también allí tendrán que luchar por su vida, enfrentados a la climatología y a sus propios compañeros.

STENDEC

5 comentarios:

  1. Brillante, Jkeats, brillante...

    Ya tengo partida del Rastro de Cthulhu para las Umbras 09.

    Que guión!!

    Se me ocurre una partida ambientada en dos momentos temporales. Una expedición moderna que viaja a la cima de los Andes con intención de averiguar y esclarecer los hechos que realmente tuvieron lugar previa, durante y quizás posteriormente al desastre del Star Dust.

    Y que poco a poco según van recopilando las pistas, se ven poseídos por los espíritus de los anteriores miembros de la tripulación, reviviendo lo ocurriodo en el pasado... Pistas para resolver el misterio que atentan contra la cordura de los investigadores en el presente, que ven como sus antepasados han de encontrarse con algo que puede que todavía duerma en alguna profunda caverna de la cima...

    La mezcla de lo cotidiano (una expedición universitaria, quizás miembros de un reportaje para un programa de viajes extremos de algún canal tipo Odissa, financiado porquien sabe qué ocultos interses) y lo antiguo (las visiones de los personajes reviviendo algo que por algún motivo todavía sigue perviviendo en el tiempo en la psique de los personajes)...

    El lado de las nuevas tecnologías al lado de lo pulp y los nazis de por medio...

    Sectas de los Andes, grupos secretos ocultistas infiltrados, un cargamento de ¿Oro? y una aventura con algo que duerme en lo alto de la cordillera en una aventura titulada: "Polvo de Estrella".

    Señoras y señores... Un guión digno de Tim Powers.

    Brillante!!

    Y que luego las malas lenguas te acusen de pitopausico... xD

    Sigue así ;)

    Lucinder.

    "Decía Picasso que los buenos artistas copian, los grandes artistas roban. Nada de culpable, señoría"

    ResponderEliminar
  2. Je! Curioso. Conforme iba leyendo la información, lo que me venía a la mente era adaptarlo para un buen rol en vivo.

    Definitivamente me gusta, aunque (por pertenecer a otro país) no estoy muy familiarizado con la situación, las personalidades y eso.

    Me agrada la idea, de cualquier forma.

    ResponderEliminar
  3. Sí señor, muy bueno, yo creo que también me apropiaré de la idea para hacer una partidita de Cthulhu basado en esta historia, jugar el antes y el después con dos grupos de pj´s puede ser muy excitante y cambio en las partidas habituales.

    Un abrazo, maestro¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, un trabajo impresionante.

    Y felicidades también por el blog, es una maravilla.

    "Luna Negra"

    ResponderEliminar