jueves, 18 de diciembre de 2008


"Darker Than Black" es una serie de anime del estudio BONES que a diferencia de otras no está basada en un manga o videojuego. Su historia fue escrita totalmente desde cero, lo cual puede que haya influido en su calidad, y se extiende por un total de 25 capítulos narrando las aventuras del Shinigami Negro, un asesino legendario perteneciente a una organización secreta. Pero si la trama se quedase sólo en eso sería muy tópica.
Hace diez años una terrible catástrofe se abatió sobre Tokyo: una extraña zona de realidad distorsionada de varios kilómetros de ancho apareció sin previo aviso, sembrando el caos en la ciudad. Pronto sería bautizada como la Puerta del Infierno. Entre sus efectos secundarios, desconocidos para el gran público, están la aparición de individuos con habilidades sobrehumanas conocidas como contratistas. El nombre les viene de la manera en que deben "pagar" el uso de dichas habilidades, con acciones sin aparente sentido y a menudo parecidas a un trastorno obsesivo compulsivo.

Los secretos de la Puerta provocarán que servicios de espionaje y organizaciones criminales de todo el mundo se enfrenten en una guerra encubierta en la que no dudarán en emplear todos los medios a su alcance, incluidos a los propios contratistas.


Esta serie destaca por lo bien diseñado que está su trasfondo, que aunque su punto de partida, la puerta a "algo" de otra realidad, no es tremendamente original (recuerda por ejemplo a "Wicked City") está detallado de tal forma que serviría sin problemas como base para una campaña de rol de superhéroes atípicos.

Los contratistas son humanos con poderes excepcionales, adquiridos de forma aleatoria a raíz de la aparición de la Puerta del Infierno. Los hay tan comunes como la telequinesia, controlar el frío o la electricidad hasta otros más poderosos -y extraños- como alterar la gravedad, detener el tiempo o convertir cada gota de su sangre derramada en una potente detonación. El poseedor puede usarlos a voluntad, pero al terminar tendrá que cumplir su contrato (que en realidad no está firmado con nadie, es innato) y realizar una acción como contrapartida, siempre la misma y cuya dificultad aumentará según la potencia del poder. Algunos ejemplos son fumar un paquete de cigarrillos entero, romperse un dedo o recitar el abecedario hacia atrás 50 veces. Otra secuela de los contratistas es que desde su transformación todos parecen haber perdido la capacidad de sentir emociones e interactuar socialmente.

Los científicos descubrieron que cada contratista está representado como una estrella en el cielo nocturno. Un cielo que por cierto es falso, una ilusión creada por la Puerta que oculta el cielo real desde su aparición. Se han asignado números, llamados códigos Messier, a cada una de esas estrellas y se registra su intensidad a través de observatorios para saber cuándo un contratista está usando sus poderes. Si uno de ellos muere, su estrella "cae" y desaparece.

Otras personas fueron afectadas por la Puerta: los muñecos o marionetas. Se les conoce con ese apodo porque perdieron toda su personalidad y normalmente necesitan ser guiados o "programados" por otros. También adquirieron poderes, pero son todos del mismo tipo, una especie de visión remota asociada a un elemento, sea agua, cristal, cables eléctricos... . Si el elemento que domina el muñeco está presente, éste puede mandar un espíritu de observación y ver a través de él. Esto les convierte en valiosos espías y de hecho la policía de Tokyo emplea a un gran número de ellos, sumergidos en tanques de aislamiento sensorial, para vigilar las calles. Aunque la mayoría son apáticos e inexpresivos, excepcionalmente pueden tener una limitada capacidad de decisión y actuar por su cuenta. Es habitual que un grupo de contratistas incluya a un muñeco como apoyo.

A medio camino entre el contratista y el muñeco está el moratorium, que posee poderes pero escapan a su control, activándose de forma espontánea e impredecible. No debe realizar ningún pago por usarlos, pero habitualmente provocan un rápido deterioro de la salud mental del afectado.

Para devolver a la ciudad a la normalidad y limitar el peligro que suponía la Puerta del Infierno, se decidió levantar un muro de decenas de metros en torno a su perímetro. También se creó una organización específica, PANDORA, que investiga y controla la actividad en la zona. El trabajo allí es peligroso, ya que cuanto más cerca del centro de la Puerta se halla uno, más probabilidades hay de que sufra alucinaciones o experimente fenómenos sobrenaturales. La CIA o el misterioso Sindicato al que pertenece el protagonista han tratado de infiltrarse en el complejo.

Para complicar aún más las cosas, un grupo de contratistas renegados denominados Evening Primrose han decidido no estar a las órdenes de nadie y perseguir sus propios fines. Su origen parece estar en un conflicto armado que estalló en sudamérica en torno a otra "zona extraña" ahora desaparecida: la Puerta del Cielo.

En el juego
Lo más interesante de "Darker Than Black" es que proporciona un mundo con su propia lógica para aventuras de superhéroes. Los "metahumanos" ya no aparecen sin motivo, ni con una colección de poderes a sus espaldas: sólo tienen uno, y además deben pagar un precio por usarlo. Las agencias de espionaje, organizaciones secretas y agentes con intereses personales dan un nivel de profundidad más a esta ambientación. Otra ventaja es que los grupos de jugadores se pueden crear con relativa facilidad, integrando a varios contratistas, los agentes secretos que los supervisan y uno o dos muñecos.

Para reducir la descompensación entre tener y no tener poderes, el master debería y exigir a los jugadores que los tengan, además del pago del contrato, que roleen la falta de emociones y el fatalismo que siempre les acompañan.

4 comentarios:

  1. Suena muy bien este manga, ahora tendre que buscarlo.

    El mundo de juego aparte de la zona chunga de tokio como es? Es cyberpunk o es actual?

    Los pagos de los contratistas es lo unico que me patina... fumarse un paquete de cigarros o contar hacia atras? Suena a poca penitencia por poder usar poderes sobre-humanos... En un juego de rol habria que cambiar eso por deventajas en serio: no poder dormir y estar medio loco, tener que beber sangre para alimentarse, o tener un demonio detras de ti... eso si me parecen pagos adecuados a tener poderes sobrenaturales.

    ResponderEliminar
  2. Britait, es en la época actual (o ligeramente más futurista), aunque no costaría demasiado adaptarlo al ciberpunk. Además sería una buena manera de igualar a contratistas y no contratistas.

    Respecto a los pagos, los poderes más severos tienen pagos acordes: (spoilers) la contratista que puede transformarse en cualquier persona envejece cada vez que lo hace. La que puede parar el tiempo, rejuvenece. El contratista que tiene el poder de crear el vacío en la zona que desee, tiene que beber sangre de niños para hacerlo. (fin de spoilers)

    La contrapartida general es la pérdida de emociones y convertirse en máquinas de matar amorales, pero eso quizá no quede tan claro si lo trasladamos a un juego de rol, ya que depende de la interpretación del jugador.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, a mi la serie no me gustó mucho pero la idea del pago me pareció fascinante. Aparte de pagar más por ciertos poderes, creo recordar que el pago se tenía que efectuar casi inmediatamente después de usar el poder. En el primer arco argumental de dos episodios creo que sale uno que debe colocar piedras en fila y lo tiene que hacer en mitad de una huida, asi que le fastidia bastante.

    Me gustaría recomendar otro anime que, partiendo de una idea similar (personas con superpoderes pero no en ambiente superheroico) me gusta mucho más: Speed Grapher.

    ResponderEliminar
  4. Es que a mi las ambientaciones estas manga siempre me parecen mas de lo mismo...aunque claro, sin verlo no puedo opinar

    ResponderEliminar