lunes, 29 de diciembre de 2008



Frigga pierde la voz muy joven, debido al trauma de una violación. Años más tarde, mientras va a terapia cae en las garras de una red de prostitución donde es torturada y convertida en adicta a la heroína. Tras un fallido intento de huída, araña a uno de sus captores, que la deja ciega de un ojo como castigo. A partir de ese momento dedicará todos sus esfuerzos a entrenarse para ejecutar su venganza... de la forma mas cruel posible.


Otra de esas películas que se te quedan grabadas en la retina, aunque solo hayas visto fragmentos en un pase a las tantas de la madrugada. A Tarantino le pasó lo mismo, a juzgar por las referencias en Kill Bill.

Frigga/Madeleine/Un Ojo es uno de esos personajes femeninos carismáticos y duros, como Ellen Ripley o Sarah Connor, que nos pueden servir de modelo cuando escribamos papeles de ese estilo en nuestras historias.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada