lunes, 24 de noviembre de 2008

"The Fall", premiada como mejor película en el Festival de Sitges de 2007, es una de esas películas que o te encanta o la odias a primera vista. El director, Tarsem Singh, cuya particular manera de contar historias ya conocimos en "La Celda", nos invita aquí a visitar un mundo fantástico y colorista a través de los ojos de una niña. Un mundo plagado de extraños personajes y situaciones mas extrañas aún. Quizá sea eso, el resultar tan diferente, lo que hace que merezca la pena verla.

Alexandría tiene cinco años y vive en un hospital mientras se cura su brazo, roto por una caída. En el edificio de al lado se recupera de un accidente un especialista de cine, deprimido por un amor no correspondido. Para entretenerla le contará un cuento en el que se entrelazan la realidad y la ficcion, con consecuencias inesperadas.


Si uno llega a "The Fall" esperando algo como "La Princesa Prometida" se llevará una pequeña decepción. La historia real no es en esta película una excusa para llevar a los espectadores a un mundo mágico, sino que por encima de todo le da sentido y razón de ser a cada escena. Después de las primeras (y anticlimáticas) interrupciones en la narración uno se da cuenta de ello y de que la parte importante del cuento quizá está realmente a este lado del espejo.

Los paisajes son abrumadores, inabarcables en la pantalla de cine, los colores impactantes, los edificios parecen sacados de la imaginación de un arquitecto alucinado... y sin embargo todo es real y no se ha recurrido a los efectos especiales para recrearlos, o al menos eso dice el director, que recorrió más de 20 países para lograr reunir las piezas con las que construir el mundo de Alexandria.

Los protagonistas son otro de los puntos fuertes y su presentación en el Arrecife Mariposa es una de esas que se queda grabada en la mente durante años, quizá por ser la llave para todo lo que se verá luego. El Bandido Azul con su máscara roja y su casaca, el Indio, Charles Darwin con su abrigo de polilla, Otta Benga, Luigi el experto en explosivos... sabemos poco de ellos pero su sola presencia los vuelve legendarios.

Como suele pasar con los grandes escenarios y personajes, uno siempre espera más. ¿Es suficiente lo que se nos cuenta o es sólo un alarde estético? Prefiero pensar que Tarsem tenía claro en su mente lo que quería transmitir y nos lo legó en una colección de fotogramas irrepetibles y para enmarcar. Personalmente, después de temer durante un buen rato quedar decepcionado, reconozco que me gustó. Y la volvería a ver, algo que de un tiempo a esta parte no digo mucho.

"The Fall" no es una película fantástica como las que estamos acostumbrados y puede resultar lenta y falta de profundidad para los aficionados al género, pero aquellos que deseen disfrutar de un pequeño regalo para los sentidos harán bien en ir a verla.

0 comentarios:

Publicar un comentario