viernes, 12 de septiembre de 2008

Creo que me voy a quedar solo en esto. Viendo las reseñas en otros blogs, revistas y periódicos, debo ser el único que se ha llevado una pequeña decepción con esta película. Puede que fuese por esperar tanto el estreno, el bombardeo de publicidad, las expectativas, por escuchar demasiadas opiniones de los demás... fuese cual fuese el motivo, no terminó de cuajar como a mí me habría gustado y me encontré mirando el reloj para ver cuándo terminaba. Mala señal, se me estaba haciendo larga. Prefiero pensar que me he quedado con esa impresión no por puro capricho, sino porque realmente le falta algo para ser tan redonda como todos dicen. Al menos intentaré explicar mi punto de vista.

La nueva entrega de este Batman resurgido ha arrasado en taquilla y en lo que respecta a la crítica, que la ha encumbrado como la mejor película de superhéroes hasta la fecha, e incluso la mejor de cualquier género -al menos durante un tiempo-, si tenemos que hacer caso a las estadísticas del IMDB. "El Caballero Oscuro" retoma la versión dura y más realista del hombre murciélago que presentó su antecesora y nos presenta a su archienemigo: el Joker, encarnado por Heath Ledger en el que será recordado como el mejor papel de su carrera. Otro recién llegado será Harvey Dent, al que conoceremos cuando todavía no se había convertido en el implacable Dos Caras.

El argumento gira en torno a la cruzada que Dent, como fiscal del distrito, libra contra los criminales de Gotham, con Batman como inesperado aliado. Lo que ambos no saben es que un desequilibrado con horribles cicatrices y la cara pintada llamado el Joker ha decidido enfrentarse al enmascarado y a todos los que se encuentren a su alrededor.

La película me dió la impresión de estar estructurada como una montaña rusa, con escenas que van creciendo en intensidad hasta llegar a un climax que engancha con el siguiente "vagón". El atraco (con esa estética y ritmo a lo "Heat" o las películas de robos de los 70), la primera aparición de Batman, el rescate en Hong Kong, etc. No es una mala forma de afrontar una película de superhéroes, porque al fin y al cabo de lo que se trata es de gente especial haciendo cosas extraordinarias. Todos esperamos peleas, persecuciones, pirotecnia, pero cuando no hay una línea narrativa que lo una el conjunto se resiente. Es muy divertido pero en este caso nos lleva hacia delante a trompicones.

Algo que también me llamó la atención es que Harvey Dent y Batman tienen unos objetivos claros, sin embargo resulta difícil saber qué quiere el Joker y por qué no se mantiene firme en sus intenciones ¿es un rasgo de su locura o es que los guionistas tampoco sabían cómo manejarlo, aparte de sus tics y sus bromas letales? Algunos momentos resultan muy contradictorios, sobre todo en la recta final cuando hay varias tramas ocurriendo en paralelo y en especial en lo que se refiere al "nacimiento" de Dos Caras. También la transición a Caballero Oscuro de Batman ocurre con tanta rapidez que resulta difícil creer que pase de justiciero (adorado e imitado) a criminal en tan corto espacio de tiempo. Los motivos que se dan, el encubrimiento de las acciones de Harvey Dent... todo parece un poco cogido por los pelos.

En lo que respecta a los actores, el vencedor indiscutible es Heath Ledger, que construye un Joker mucho más interesante que cualquiera de los "buenos". Es un psicópata con alma de payaso y el manual del anarquista como libro de cabecera. Sanguinario e impredecible, su único defecto es que parece no tener claro si quiere matar a Batman, sumir la ciudad en el caos, hacerse con el control de los bajos fondos o simplemente divertirse. A largo plazo es comprensible y típicamente suyo, pero para una única película es excesivo y acaba sin un rumbo claro. Por orden, el siguiente actor que me ha gustado ha sido Aaron Eckhart, que borda a un fiscal del distrito carismático y empeñado en hacer de Gotham un lugar mejor. Todo perfecto hasta que... ocurre lo que ocurre y su personaje, o mejor dicho su personalidad, desaparece bruscamente. Y con una inverosímil aparición del Joker para convencerle, para más inri. ¿Seamos realistas, quién cree las palabras de un desquiciado y reconocido asesino?

Siguiendo con los demás protagonistas, Gary Oldman como el teniente (y luego por fin comisario) Gordon da la réplica de manera ejemplar a un Bruce Wayne menos profundo que en "Batman Begins". Quizá porque aquí Christian Bale ya no ocupa la mayor parte de minutos del metraje y no tiene que reflejar su viaje iniciático hasta convertirse en un justiciero nocturno. "El Caballero Oscuro" lo tiene todo hecho y por tanto juega con menos cartas interpretativas... quizá porque se las quedó todas Heath Ledger (chiste fácil).

Por último Alfred, Lucius Fox y Rachel Dawes son en esta ocasión secundarios correctos pero con mucha menos entidad que en la primera película. Es una pena porque Michael Caine y Morgan Freeman ya habían demostrado lo bien que les sientan esos papeles, y Maggie Gyllenhaal no termina de imponerse sobre el recuerdo de Katie Holmes, a quien sustituye.

A nivel visual no hay queja posible, las reseñas tienen razón al decir que "El Caballero Oscuro" puede ser el mejor retrato de un personaje de comic, junto con Iron Man. Se apuesta por una línea continuista con respecto a Batman Begins, un héroe duro pero no invulnerable, que sufre por los golpes a pesar de su coraza. En el lado de los villanos, las caracterizaciones son impresionantes, en especial la del Joker, que vence en carisma a Dos Caras combinando desequilibrio mental y físico. Ninguno de los dos usa artilugios más allá de las armas o los explosivos, que yo recuerde, pero resulta suficiente.

En esta entrega hay más parafernalia a lo James Bond, empezando por el traje para planear, siguiendo por la bat-moto y terminando con las gafas a lo murciélago. Lo bueno es que la tecnología no se come en absoluto la trama y se complementa con la acción (aunque las escenas con la visión-sónar resulten un poco confusas a ratos). Probablemente es lo que esperábamos todos los fans, un poco más de lucimiento para el Señor de la Noche, sobre todo viendo de nuevo lo alto que había puesto el listón el Hombre de Hierro.

En conclusión... debo ser un bicho raro para no olvidarme de todo lo anterior y simplemente disfrutarla. Hablando más en serio, al menos me alegro de que en Hollywood tengan la intención, cada vez más firme, de hacer películas de superhéroes que no sean sólo excusas para vender Coca Cola y palomitas, sino cine de verdad. Esta vez casi lo consiguen. Me quedo a la espera de la tercera entrega de las aventuras del hombre murciélago.

3 comentarios:

  1. sin embargo resulta difícil saber qué quiere el Joker y por qué no se mantiene firme en sus intenciones

    ¡Es caótico neutral! :D


    Esta película me gustó más que la anterior (que me aburrió). Debe de ser porque, aunque Batman no me gusta especialmente, soy fan del Joker. Y este Joker está a la altura del de Nicholson, o incluso lo supera.

    Aprovecho para meter un enlace a la página Superdickery. En ella se hace mofa y befa principalmente de Supermán, pero en la galería Seduction of the Innocent se puede encontrar mucho material acerca de Batman (y Robin).

    ResponderEliminar
  2. Por fin encuentro a alguien que piensa como yo, que la pelicula no es tan perfecta como todo el mundo dice.

    El guion de la peli parece hecho a base de recortes, cada recorte es bastante bueno vale, pero da unos saltos de trama tan grandes de una escena a otra que te pierdes.

    El personaje del contble de la mafia se pierde a mitad de pelicula, y luego se acuerdan "ostias teniamos que sacar a este tio" y lo ponen de compromiso en una escena donde lo despachan rapido.

    Demasiados secundarios, todos de una calidad enorme, pero demasiados. Kaine y Freeman, dos actores como la copa de un pino, totalmente desaprovechados, pero claro, son demasiado viejos para hacer algo mas en una peli de supers.

    La peor escena es la breve conversacion entre el recien nacido dos-caras y el joker (hilarante, vestido de enfermera), resulta increible, y no en el buen sentido de la palabra.

    Lo mejor... el dilema de los dos barcos tal vez, y las actuaciones del joker frente a los capos de la mafia.

    A mi tambien me parecio larga.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. El de antes era yo, que firme sin querer con una de las cuentas de mi mujer -_-U

    ResponderEliminar