viernes, 15 de agosto de 2008

Doomsday: El Día del Juicio (2008)
El norte de Inglaterra es puesto en cuarentena y olvidado tras un muro después del brote de una epidemia tremendamente letal. Años más tarde el mismo virus resurge en Londres y un equipo de militares debe entrar en la zona sellada para intentar encontrar una cura. Si se toma una parte de "1997: Rescate en Nueva York", se mezcla con "28 Días Después", se le añade algo de "Mad Max" y una pizca de "El Señor de los Anillos" (!), tendremos esta película. "Doomsday" es un ejemplo de lo que se puede hacer con bastantes medios y una gran falta de ideas. Si hubiesen incluido zombis habría mejorado sustancialmente, pero sus autores debieron pensar que con muertos vivientes y teniendo a Rhona Mitra en el papel principal se parecería demasiado a "Resident Evil"... asi que decidieron no hacerlo y dejar que simplemente recordase a otra docena de películas de acción de los últimos 20 años. Ah, pero con más sangre y vísceras.

Hellion, El Ángel Caído (2007)
El secuestro del hijo de una familia rica se tuerce cuando éste resulta no ser tan inocente como parece. Con inevitables referencias a "La Profecía", ésta es una película de terror (o mejor dicho, suspense sobrenatural) de estilo clásico, con protagonistas aislados en un lugar recóndito que van cayendo uno tras otro, niño maldito con poderes siniestros, animales que se comportan de manera extraña... . Es bastante convencional y no destaca por nada, ni en lo bueno ni en lo malo. Los actores son relativamente conocidos y se mantienen en sus papeles a lo largo de un guión que es predecible pero sirve para pasar el rato.

Las Ruinas (2008)
Basada en un libro del mismo nombre, esta película narra el el viaje de un grupo de turistas americanos a una pirámide maya escondida en la selva y que nadie conoce. Tras llegar al lugar un grupo de nativos obligará a los protagonistas a refugiarse en las ruinas, donde les espera algo mucho más terrorífico. Otra película bien hecha pero a la que parece faltarle algo. "Las Ruinas" sufre de varios problemas, el primero el no saber transmitir angustia por la situación en la que están los personajes. El director intenta suplir la tensión con el miedo al dolor o el asco de espectador, cosa que puede funcionar en "La Matanza de Texas", pero no aquí. La falta de un oponente sólido se nota mucho más en un espacio tan reducido como en el que se encuentran, y eso que debería ser todo lo contrario. Sólo un par de escenas -en lo más profundo del pozo- logran crear algo de miedo claustrofóbico o de sorpresa, y no duran demasiado. También habría que destacar la obsesión que tienen en el grupo por hacerse daño unos a otros, intencionadamente o no. Con víctimas así, el "monstruo" no tiene demasiado trabajo. En definitiva, buenas intenciones que se quedan en poca cosa.

0 comentarios:

Publicar un comentario