viernes, 15 de febrero de 2008

Warhammer 40.000 Roleplay: Dark Heresy

Categoría: Libro de reglas básico
Formato: Tapa dura
Ilustraciones: B/N y color
Páginas: 400
Editorial: Black Industries
Precio: 49.99$
Edición en castellano: Edge Entertainment, 2008 (?)


Sabía que antes o después tendría en mis manos el tan esperado "Warhammer 40.000 RPG", un manual con el que los aficionados al juego de miniaturas habíamos soñado desde hace años, quizá desde la salida del mismísimo "Rogue Trader". Parecía mentira que Games Workshop no se decidiese a impulsarlo después de tantas novelas, videojuegos y material de todo tipo. "Dark Heresy" viene a cubrir ese hueco y ha sido tras un desarrollo accidentado en el que se sucedieron los rumores de todo tipo. Incluso ahora los hay, ya que la editorial, Black Industries, ha anunciado que tras un par de suplementos cerrarán la línea definitivamente. Si otra compañía la retomará es todavía una incógnita, pero visto el éxito del manual básico, que ya prácticamente se ha agotado, es de suponer que si.

Para empezar es mejor decir lo que no es "Dark Heresy": no es el juego de rol de los marines espaciales, ni los eldar, ni los orkos. No es una manera de llevar a la mesa de juego, en forma de aventuras, las escaramuzas a las que estamos acostumbrados en los oscuros campos de batalla del siglo 41. Como bien han dicho en otras reseñas, es mas bien un juego que aprovecha la extensa ambientación de Warhammer 40.000 y plantea un tipo de juego orientado a... la investigación. "La Llamada de Cthulhu con servoarmadura", como ha dicho alguno de los miembros de mi grupo.

En "Dark Heresy" los jugadores encarnarán a una serie de acólitos de procedencias muy diversas que se encuentran bajo la sombra de un inquisidor, una figura que no estará presente pero será la razón de la formación del grupo y el motor de sus aventuras, principalmente seguir la pista de mutantes, demonios y xenos a través de las ciudades colmena y los diversos mundos del sector Calixis. Quizá sea un planteamiento de partida un poco direccionista, pero simplifica esos aspectos al master. Por otra parte, siempre es posible saltarse un poco esas restricciones y plantear un juego con "agentes libres". El mundo es lo suficientemente extenso como para eso.

El sistema es el mismo que el usado en el juego de rol de Warhammer Fantasy y tras un primer vistazo me ha parecido sencillo y efectivo. Los desarrolladores han hecho una apuesta por la cohesión, para no tener dos líneas con una reglística diferente, lo cual es lógico. La descripción de las carreras, con su nombre específico y sus habilidades adicionales en cada "nivel", me ha gustado bastante, porque ayuda a darle carisma al arquetipo. Es mejor saber que eres un Justicar, con lo que pueda conllevar a nivel del propio trato con la gente y el entorno, que un Arbitrator, nivel 7. Ver en las tablas los miles de PX necesarios para pasar de una graduación a otra (algo que no se estila mucho hoy en día) y la estructura clásica de los capítulos me ha hecho pensar que detrás del proyecto tiene que haber un buen grupo de hardcore-gamers de toda la vida. Quizá sea esa la razón de que parezca tan bien diseñado.

Estéticamente el libro es una maravilla, viene encuadernado en tapa dura y la calidad de la ilustración de portada se mantiene en el interior, tanto en color como en blanco y negro. Está bien maquetado y con la información distribuida de forma clara. El aire gótico-tecnológico lo impregna todo y los dibujos contribuyen a ello: abundan las referencias religiosas, que serán familiares a quienes conozcan los codex del juego de miniaturas, los personajes con armaduras enormes, armas más grandes aún, implantes, tubos, maquinaria... . Pero aun con el simbolismo común, los artistas parece que han querido desmarcarse un poco del trabajo habitual que hace Games Workshop, haciéndolo más serio y oscuro.

Se agradece que haya una parte muy extensa dedicada al sector del universo en el que jugaremos, además de una explicación del propio Imperio, sus rasgos principales, las organizaciones que lo componen, sus amenazas y los encargados de combatirlas, es decir, nosotros (al menos una parte). Se echan de menos fichas de ejemplo de los enemigos habituales: eldars, orkos, tau, necrones, etc. No sé si la intención inicial era escribir suplementos específicos para cada una de las razas, o todas, pero me temo que nos quedaremos con las ganas. Siguiendo con lo que falta, no hay datos de cómo sería un marine espacial en términos de juego, aunque es relativamente fácil de suponer. Tampoco hay sección de vehículos, pero al parecer es una de las primeras cosas que Black Industries ha colgado en su web. En las últimas páginas nos encontraremos una aventura de iniciación y las hojas de personaje, como es habitual.

En conclusión, no es lo que esperábamos, pero parece un buen juego y por tanto una buena compra a pesar de todo. Tiene posibilidades de expansión con "reglas de la casa" para completar lo que falta, pero roguemos al Emperador para que se decidan a continuar la línea, si no es en la misma editorial, en otra. Miles de aficionados lo agradecerán.

Respecto a la edición en castellano, creo que Edge Entertainment no lo ha confirmado oficialmente, pero todo apunta a que serán ellos los encargados de sacarlo a la luz a lo largo del 2008.

1 comentarios:

  1. Es increible que uno de los mundos más trabajados en historia, trasfondo y estética no haya logrado concretar un juego de rol en todos estos años, la verdad cuando supe de Dark Heresy la vi con escepticismo.
    Como tu dices todos esperábamos Marines Espaciales, Chaos, Necrones, etc, tu reseña me aclara mucho las cosas pero me desincentiva bastante saber que el juego "nacio muerto", como DM no tengo problemas en incorporar reglas de la casa pero de verdad que esperaba que un juego con la importancia de WH40K pudiera ser de peso en el tiempo.
    Veremos que pasa con él, te agrdezco la reseña y tu opinión.

    Por el momento continuare jugando Dark Crusade WH40K en el pc e incorporando elementos interesantes del mundo en Fading Suns con el que poseen varias similitudes.

    Saludos.

    ResponderEliminar