lunes, 11 de febrero de 2008

"Pero el Hierro -el Hierro Frío- es el que domina a todos." - Rudyard Kipling

Para todos los aficionados al rol, lo sobrenatural o el género fantástico, la expresión "hierro frío" será bastante familiar. Se refiere a un tipo de metal con supuestas propiedades mágicas, en especial la de ser capaz de herir a los habitantes del reino de las hadas, impedir su paso o romper sus hechizos (Changelling, Castillo de Falkenstein, D&D). En la mayoría de los casos su obtención queda a la imaginación del lector. Se habla de hierro muy puro hallado en las profundidades de la Tierra, forjado lentamente y a baja temperatura. Otros cuentos dicen que no debería ser empleada ninguna fuente de calor, dando a entender que se usaría magia o la pura fuerza del artesano. El resultado final podría ser tosco o difícilmente catalogable como un arma (¿quizá serían unas puntas de flecha o una espada ennegrecida?) pero esa misma tosquedad acrecentaría su poder.

En realidad, aunque este nombre sea muy evocador, lo cierto es que se trata de una distorsión moderna de la tradición: "hierro frío" era la manera poética de denominar a las armas o utensilios de ese metal, sin que la temperatura afectase en absoluto (excepto quizá de forma psicológica). Lo que si que es cierto es que al hierro, el convencional, se le han atribuido capacidades que van más allá de su dureza y resistencia. Por ejemplo, la costumbre de clavar una herradura en la puerta para que dé suerte no tiene tanto que ver con su forma sino con qué esté hecha.

El hierro es uno de los materiales más abundantes de la corteza terrestre, pero su extracción y manipulación no siempre ha sido sencilla. Durante mucho tiempo, la mayor fuente de hierro eran los meteoritos (un 6% de todos los que caen son ferrosos), lo cual puede explicar el porqué de su aura mítica. Imaginemos a un antepasado nuestro viendo caer una estrella fugaz mientras contempla el cielo nocturno, para luego hallar en el fondo de un cráter un extraño objeto del que poder extraer fragmentos con los que fabricar herramientas. Una punta de lanza o un cuchillo de hierro meteórico parecerían imbuidos con el poder de los propios dioses. Cuando una leyenda hablase de criaturas a las que "nada de este mundo pudiese matar", por fin existiría una alternativa válida.

En el juego
Los conceptos de hierro frío y hierro meteórico, o "metal que cae del cielo", pueden emplearse en cualquier ambientación como semillas de aventuras, con diferentes matices, según nos interese:

  • El Metal Maldito (Fantasía Medieval o Época Actual): No todo lo que cae del cielo puede ser bueno. Un meteorito se estrella en el bosque dejando una gran extensión de árboles derribados y un gran cráter. Todas las criaturas vivas a su alrededor empiezan a transformarse, en general en versiones peligrosas y siniestras de sí mismas. El noble local pide ayuda a la reina, que se apresura a enviar a varios expertos (los protagonistas), que intentarán acercarse sin correr la misma suerte que los animales y las plantas del entorno. Quizá haya que destruir la misteriosa piedra negra del punto de impacto, o hallar otra roca estelar "positiva" que la contrarreste. ¿Qué pasaría si alguien roba este repulsivo metal y fabrica armas de hierro frío con él?

  • En Busca del Hierro (Rol Prehistórico): Desde tiempo inmemorial, los integrantes de una tribu han custodiado los restos de un meteorito, con el que fabrican armas y adornos. Ahora que sólo queda un fragmento que incluso un solo hombre puede levantar, el temor a que sea robado crece por momentos. Si esto ocurriese, el equilibrio de poder en el valle podría cambiar, y la guerra con otras tribus sería inminente. Esconderlo, vigilarlo, reducirlo a fragmentos y huir con él, pactar cómo compartirlo... hay muchas posibilidades, ninguna totalmente segura, pero los protagonistas tendrán que decidir antes de la próxima Luna.

  • Roca Tabú (Aventura Pulp): En el siglo XIX o comienzos del XX, los protagonistas reciben el encargo de viajar a través del África menos explorada para descubrir qué hay de cierto en los rumores de una roca que se yergue en medio del desierto y mata a todo aquel que se atreve a tocarla. Al acercarse las brújulas y todos los objetos mecánicos dejarán de funcionar, quedará averiguar si es por motivos naturales o sobrenaturales. La roca en si puede ser desde una estilizada columna clavada en la arena a una plataforma de varios kilómetros de anchura y cientos de alto (Ayers Rock, en Australia, sería un buen modelo).

5 comentarios:

  1. Muy buen artículo. Me has dado una idea para jugar a Orkworld (una tribu de ordos intentando salvaguardar sus últimos pedazos de meteorito para hacer lanzasde hierro). Gracias.

    Por cierto, si interesa el tema, recomiendo abundar en un manual de Malhavoc Press: "When the Sky Falls". Un mini-setting de D&D ambientado en una zona dando ha caido un meteorito (nueva mágia, nuevos feats i PC, etc), explicando como integrar el evento en una campaña iniciada, etc.

    ResponderEliminar
  2. Claro y no olvides las balas de hierro frio para una aventura de Cthulhu.

    Y en fantasía medieval, un buen argumento puede ser que el meteorito que acaba de caer desea ser utilizado por un hechicero para construir un Golem de Hierro Frio uff !! imagina ese autómata imparable.

    Buen artículo nos vemos.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante el artículo.

    Recuerdo una parte de "Señores del Olimpo" de Javier Negrete, en el que un adorador de los titanes afirma que el único hierro que se debe forjar es el meteórico. Extraerlo de minas es una blasfemia contra Gea.

    Además el título del artículo me recordó a un fragmento de "Casa desolada", de Dickens:
    "Hierro al rojo vivo, hierro al rojo blanco, hierro negro y frío; un sabor a hierro, un olor a hierro, y una Babel de sonidos de hierro."

    ResponderEliminar
  4. Lo de las cosas que caen del cielo da para muchas ideas y cuando se pueden hilvanar histórica o científicamente ganan mucha vistosidad. Las vírgenes negras medievales podían esconder en su interior meteoritos radioactivos y por eso se ennegreció la madera y los suelos de las catedrales están trufados de cuarzos o vete a saber qué y recorridos por tuberías de agua con diseños geométricos y laberínticos. Muchas están construidas encima de un dolmen prehistórico como la Sagrada Familia de Gaudí, y el dolmen suele ir asociado a un pozo o manantial. En diversos articulos de los 90 del Año Cero, Más Allá y otras revistas paracientíficas hablaban del descubrimiento en Africa por parte de un geólogo aventurero italiano llamado Pitoni de un yacimiento bastante superficial de un mineral desconocido que los nativos denominan Piedra del Cielo, de un color azul intenso, que está compuesta en su mayor parte por oxígeno (sic). Además descubrió un ídolo gigantesco de una mujer esculpido en la pared de una montaña. El tipo vendía pedazos de ese mineral desconocido para financiar sus expediciones y dio conferencias y publicó un libro. El folclore local dice que son pedazos de cielo condensado y otorga poderes curativos y mágicos a estas piedras. Pitoni las relaciona con un cierto tipo de joyas egipcias fabricadas con este material. La conexion tribu dogon-Sirio-Egipto tambien habla de materiales superduros o mágicos entregados por dioses extraterrestres. Pero mi enigma favorito sobre meteoritos es la Zona del Silencio en Mexico. Aquí caen más meteoritos que en ningún otro lugar del mundo pero con mucho. Dejando un pañuelo extendido sobre el suelo al cabo de unas horas se pueden recoger motas visibles de polvo meteórico. Como aproximadamente un 7 por ciento (si no recuerdo mal) de los que caen son de hierro, en esta zona desértica no funciona ni la radio y lo electrónico se acaba escacharrando si no se protege y a veces ni así. La fauna local está medio mutada con lagartos super raros y los de la NASA "estrellaron" un cohete en esta zona para poder justificar una expedición de "recuperación" que encabezó Von Braun. No la he utilizado para ambientar ningún módulo porque me parece más propia para un episodio de una campaña de Cthulhu Actual pero después de leer tu interesante articulo me has animado a hacerlo. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. llevo años buscando una buena definición del hierro frío y al fin la he encontrado! gracias! que curioso que esta entrada esté escrita hace tiempo y no haya sido capaz de encontrarla hasta ahora.

    ResponderEliminar