viernes, 4 de enero de 2008

Editado en España por Edge Entertainment, "Fairy Tale" es un juego de cartas no coleccionable que probé hace ya un tiempo pero que merece la pena rescatar aquí por la simplicidad y elegancia de sus reglas, además de por sus ilustraciones, que en algunos casos me recordaron a las de las últimas ediciones de la saga Castlevania (los vampiros en especial).

Hadas, guerreros, dragones y demonios, eso es lo que nos encontraremos entre manos tras el primer reparto, facciones enfrentadas en un mundo ficticio, visualmente espectaculares. Como vemos es un trasfondo que no intenta innovar sino apoyarse en lo ya conocido. La idea es sencilla: durante cuatro turnos cada jugador intentará poner sobre la mesa una serie de cartas que combinadas o relacionadas entre si (en grupos, parejas o "historias") le den la victoria en el recuento final de puntos. Entorpecer a los rivales será nuestra tarea paralela. Pero éste no es un juego de combate sino de estrategia, en el que priman la rapidez y el buen juicio al elegir. No se puede evitar pensar que es una versión modernizada y estilizada de aquellas barajas de "familias" que se vendían hace años y que todavía se pueden ver por algún quiosco, sólo que lo que entonces eran tanques o aviones ahora se han convertido en personajes de un mundo fantástico. Que conste que esto no es una crítica sino un simple homenaje a los clásicos, de donde muchas veces se pueden sacar grandes ideas.

Lo que más me llamó la atención fue lo fluido que es todo su mecanismo interno y cómo con muy pocas indicaciones y variantes de cartas se puede llegar a crear algo divertido y tan adictivo. Se le puede acusar de excesivamente básico y para los jugadores expertos que vengan de los JCC probablemente lo será, pero querer añadirle más detalles sería estropearlo. El público al que va dirigido, creo yo, es el esporádico, el que no quiere tener que memorizar libretos interminables ni hacer alardes tácticos sobre la mesa.

En definitiva, un juego que lleva muy poco tiempo, se aprende en menos todavía y puede servirnos, por ejemplo, para llenar esos momentos en blanco mientras esperamos a que llegue el último integrante de nuestra partida de rol habitual. Con la ventaja de no tener que dejarnos una fortuna en sobres, expansiones o similares.

La ilustración de portada pertenece a David Ardila.

Página oficial de "Fairy Tale"
Ficha en BoardGameGeek

4 comentarios:

  1. Más que para jugar, parece que sea para hacerse pajillas (por el dibujo que pones).

    Lo cual me recuerda que habrá que sacar un ryf porno...

    ResponderEliminar
  2. Estoy a un tris (pequeñito) de pedir el Fairy Tales a una tienda online, pero el no haberlo visto en persona me echa un poco para atrás...
    En todas partes he leido que los dibujos molan mucho, y el diseño de las cartas por lo que he visto es atractivo...

    Pero no me acabo de decidir entre este, el Munchkin (creo que sólo me valdría para entretenerme con roleros pros, y el resto de amigos no lo disfrutarían demasiado) o el Anima: la Sombra de Omega (también lo veo rolero, pero apto como primer contacto para los no iniciados).

    Conoces el Munchkin o el Anima?
    Me recomiendas alguno de los dos? El Fairy Tales es adictivo?

    Gracias!! :)

    ResponderEliminar
  3. Barak, de los que mencionas conozco el Munchkin y no me gusta demasiado, como tú dices es más para roleros y ni siquiera para ellos es especialmente interesante. Después del primer momento pierde la gracia.

    Fairy Tales puedo decirte que está bien presentado, es sencillo y accesible para novatos, sean roleros o no. Que sea "no coleccionable" es un aliciente más, en mi opinión un juego cerrado que no requiera preparar barajas o comprar sobres es perfecto para llevar en el bolsillo y enseñar por ahí. Bohnanza también entra dentro de esta categoría, pero no tiene ni las ilustraciones de calidad ni la temática fantástica.

    Sobre si es adictivo diré que me pareció tan bien hecho que después de la primera partida quise empezar otra casi al momento. Supongo que a la larga su simplicidad se hará notar (las estrategias no pueden llevarse mucho más allá), pero creo que no está pensado para ser jugado de forma intensiva sino como pasatiempo esporádico.

    Teniendo eso en cuenta, desde luego que lo recomiendo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. OK, perfecto. Tu comentario me sirve de mucha ayuda.

    Sí, el Fairy Tale parece ser el típico filler simplito pero adictivo, muy cuidado en los gráficos y tal. Así que puede ser una buena opción en los interludios de un Catán, por ejemplo.

    Sobre el Munchkin, tiene toda la pinta de ser rollo "alaaaa, jajajaja, cómo mola, qué way, mira esta carta, jajaja, cómo se pasan" las tres primeras veces, hasta que ves todas las cartas, y supongo que a partir de ahí empieza a decaer... Bueno, seguro que está bien porque hay mucha gente que lo juega, además el asunto es que tiene muchas ampliaciones y sagas paralelas todas combinables, y eso está bien, pero de momento para lo que yo quería, se me adaptan más, creo, el Fairy Tale y el Anima: la sombra de Omega.

    Gracias por la opinión :)
    Un saludo, me pasaré por aquí de vez en cuando.

    ResponderEliminar