martes, 16 de octubre de 2007

Alejándonos del rol por una vez, la tarde del viernes estuvo dedicada a los juegos de mesa en nuestro grupo. En escasas seis horas probamos tres títulos: Tannhäuser, Mall of Horror y Twilight Imperium. De los dos primeros ya habíamos hablado en sendos artículos. El último simplemente lo empezamos, ya que se suelen necesitar varias horas para una partida normal. Por ese motivo reduciré mi comentario a una breve reseña de mis impresiones sobre cada uno:

  • Tannhäuser: (Artículo anterior) Tenerlo en las manos es muy diferente a verlo en fotografía, para lo bueno y para lo malo. Una caja grande y pesada guarda el mapa reversible, el manual, las fichas, las figuras y los dados. Yendo por partes, las figuras son bonitas de ver y están pintadas de forma aceptable. El mapa es demasiado oscuro para mi gusto y la parte que representa al sótano de la casa resulta muy confusa. La planta principal está mejor ilustrada pero sigue siendo excesivamente sombría y puede causar algún problema a la hora de diferenciar qué es una pared y qué no, como nos pasó a nosotros. El juego en si es rápido y letal, asi que hay que pensar cómo cumplir las misiones sin detenerse . Los personajes cuentan con tantos puntos de movimiento que es difícil ir con calma o atrincherarse; si un enemigo quiere llegar a ti puede hacerlo incluso en un solo asalto, en la mayoría de los casos. Además, todos los oponentes son poderosos asi que no es raro morir de un único ataque, físico o místico. Eché de menos otros mapas y misiones mejor definidas, que supongo que será lo que contengan las expansiones. Al final me pareció un "Space Hulk" modernizado que necesita que le pulan las reglas.

  • Mall of Horror: (Artículo anterior) En esta nueva partida se reafirmaron muchas de mis impresiones. "Mall of..." es muy rápido y divertido, orientado a hacer la vida imposible a los demás, que nos la hagan a nosotros y reirnos con ello. Esserhaden no había jugado nunca y no tardó nada en captar el sistema.

  • Twilight Imperium: Un juego que tenía ganas de probar y que dejamos para el final, más que nada para que no se nos comiese todo el tiempo disponible. Al principio parece algo farragoso, abrumando al jugador con los turnos y la cantidad de cosas que se pueden hacer en ellos, pero a medida que uno se acostumbra se vuelve más sencillo. La primera y única hora que jugamos me recordó la partida de "Starfarers of Catan" de hace unas semanas (y que todavía no he comentado aquí) , aunque se hace evidente al poco rato que la política y el aspecto bélico van a ser aquí mucho más importantes. Me gustó la manera de construir el tablero, que viene dividido en hexágonos, con lo que el espacio nunca es el mismo y la estrategia tampoco. Poco más puedo decir de este juego, tan solo que no parece recomendable para los que se aburran con la administración o la diplomacia, o los que quieran algo para "matar el tiempo". Espero poder terminar una sesión con él para analizarlo más al detalle, por ahora la sensación es muy buena.

3 comentarios:

  1. Twiligh Imperium es, para mí, uno de los mejores juegos de mesa jamás diseñado, eso sí, denso como el sólo y la expansión (o por lo menos las nuevas cartas de estrategia) es indispensable para aprovecharlo bien

    ResponderEliminar
  2. ¿Son imaginaciones mias o estamos siendo testigos de una edad dorada de los juegos de mesa?

    ResponderEliminar
  3. hombre! pero si solo el montar el tablero y aclararte en la primera partida es 1 hora, entonces no jugastes.
    Sí, la expansión es indispensable.
    El juego siendo 4-5 que sabenjugar dura al menos 7horas.

    ResponderEliminar