domingo, 29 de julio de 2007

Un niño de piel pálida es encontrado entre los restos de un barco naufragado en las costas de América del Norte. Criado por los nativos como uno más, su vida transcurre entre la tranquilidad y los fantasmas de su pasado, que siguen acosándole en sueños. Un día su pueblo sufre el ataque sorpresa de un grupo de incursores vikingos, que han logrado de nuevo cruzar el mar. El niño, ahora convertido en un implacable guerrero, tendrá que enfrentarse a sus demonios y decidir a que bando pertenece.


"Pathfinder" es el remake de una película noruega de 1987 con la que sólo comparte el título y algunos detalles del argumento. Karl Urban, más conocido por su papel de Eomer en "El Señor de los Anillos" es el encargado aquí de dar vida al vikingo desterrado que busca venganza.

No hay mucho que contar de la película. Es entretenida pero carece de un guión sólido, no hay trama ni casi diálogos. Se trata más bien de un encadenamiento de escenas de acción situadas en paisajes naturales espectaculares. El espectador sabe lo que va a ocurrir del principio al fin y la única duda es cuándo y cómo. Si hay que destacar algo de esta cinta es la ambientación, tanto a nivel de escenarios como de caracterización. Es poco probable que los vikingos tuviesen ese aspecto de gigantes demoníacos con el que se los representa (empezando por los cascos con cuernos), pero el efecto en pantalla es impresionante.

Al margen de eso se le puede dar un aprobado raspado porque no resulta ni bien ni mal, no decepciona pero tampoco entusiasma. La típica película para pasar un par de horas cuando no hay nada más.

3 comentarios:

  1. Aquí en Argentina le pusieron "Conquistadores", nada que ver con el título... Cuando vi la primera parte del trailer pensé que era una nueva de Conan...

    ResponderEliminar
  2. ¿Nadie les encuentra parecido con los Guerreros del Caos de Warhammer? http://www.games-workshop.es/storefront/newimage.asp?Size=A&Img=213889

    ResponderEliminar
  3. Coincido totalmente cuando dices que el film divierte y hasta por momentos nos atrapa pero no resiste una construcción sólida por lo que no nos deja demasiado. Saludos!

    ResponderEliminar