lunes, 2 de julio de 2007

Hay algunas películas que cuando empiezan ya notas que no te las vas a poder tomar en serio. Puede que sea por la trama, los personajes, el escenario o todo el conjunto. Con "Ases Calientes" ocurre algo así. Después de haber leído el resumen del argumento no tenía intención de verla, pero coincidió y debo decir que no me dejó mal sabor de boca, pero tuve la sensación de haber asistido a una gigantesca broma orquestada por el director y los actores para reirse con el público (al menos no "del" público).

Este es el trato: un millón de dólares para el que consiga traer el corazón de Buddy Israel, un artista de Las Vegas reconvertido en criminal que ha decidido traicionar a sus amigos de la mafia para salvar el pellejo. Un premio suculento... y los mejores asesinos dispuestos a enfrentarse para conseguirlo.


"Ases..." es una película exagerada, mezcla de muchos géneros, en la que el guionista ha querido meter toques de las historias de la mafia, "Sospechosos Habituales", la estética de CSI Las Vegas y el carisma de "El Precio del Poder". Lo intenta pero se queda en eso, en intento. Los personajes son exagerados y poco creíbles, muy coloristas y con diálogos con los que te puedes reir, pero no pasan de arquetipos sacados de un cómic. Un cómic malo, claro.

Siendo una película que gira en torno a un asesinato y varios grupos de mercenarios, era de esperar que hubiese tipos duros. Y de eso hay para dar y tomar. Todo el mundo es el más malo, el más "cool" y el mejor en lo que hace. Están las pareja de chicas (impresionante Alicia Keys) con rifle del calibre .50 incluido, el "cambiacaras", el infiltrador... . Mis favoritos sin duda son el trío de asesinos neonazis, indescriptibles. Es mejor verlos en acción, aunque lo que está claro es que no son NADA discretos. Otro detalle que me gustó es el esperpéntico tahur Israel, a medias entre un Sinatra o un Elvis acabado, ahogándose en su vida de delincuencia, drogas, prostitutas y trucos de cartas.

Respecto al argumento, se resuelve bien aunque a trompicones. Algunas historias paralelas empiezan y acaban tan rápido que uno piensa que han quedado a medias. Al menos se nota que el director sabía lo que quería hacer con la trama principal.

Sacando el lado rolero del asunto, viendo "Ases Calientes" había momentos en los que me venían flashbacks de mi época de Cyberpunk hace 10 años, con esos módulos que consistían en armarse hasta los dientes y llegar a lo alto de la Torre Arasaka, piso a piso. Rápido, violento, divertido... pero sin trascendencia.

1 comentarios:

  1. Yo mientras la veía pensaba que podía ser un one shot perfecto para Slang.

    Para sentarse, recibir un personaje que no te importa demasiado y lanzarse a la aventura a reirse un rato.

    ResponderEliminar