lunes, 28 de mayo de 2007

En un futuro cercano, el Sol tiene un comportamiento extraño y por alguna razón comienza a extinguirse. La única manera de evitarlo es enviar una nave hasta él con una bomba que lo haga salir de su estado y lo "reactive". Cuando esa primera misión desaparece sin dejar rastro, llega el momento de intentarlo una segunda vez.

Últimamente tengo mala suerte con el cine que elijo para ver, aunque en este caso fuimos Esserhaden y yo los que sufrimos este crimen fílmico perpetrado por Danny Boyle. Qué puedo decir, creo que al director de "28 Días Después" se le ha cruzado un cable. O eso, o está encerrado en algun complejo de investigación alienígena y su puesto ha sido ocupado por una vaina extraterrestre sin ningún talento. Porque si no, no me explico cómo pueden rodarse títulos de calidad tan opuesta. Y de nuevo me encuentro con una incomprensiblemente alta puntuación en www.imdb.com para esta película, un 7.3. ¿Me estaré volviendo demasiado exigente?

Como siempre, primero la advertencia: esta reseña va cargada de spoilers, asi que aquellos que no la hayan visto y estén interesados en hacerlo, que se abstengan de seguir leyendo.

Como pasaba con "Shooter", al leer la sinopsis de esta película uno echa la vista atrás y se encuentra otras con sospechosos parecidos. La primera que viene a la memoria es "The Core", en la que un grupo de científicos es reclutado para viajar al centro de la Tierra y reactivar su núcleo, que ha dejado de girar, lanzando una serie de bombas nucleares. Si cambiamos el centro de la Tierra por el centro del Sol, no hay muchas diferencias. Las siguientes que tienen semejanzas pueden ser "Horizonte Final", "Perdidos en el Espacio" o "Misión a Marte". A medida que pasan los minutos queda claro que Boyle ha visto todas esas y muchas más. Ha debido fundir la tarjeta del videoclub sacando todo lo habido y por haber del género de ciencia ficción.

"Sunshine" da la impresión de ser una película hecha a trozos de otras películas, con más presupuesto y un pretendido respeto por los clásicos. Desde el ordenador de a bordo que habla con voz femenina hasta la escena de la comida en grupo, en torno a una mesa redonda (¿por qué siempre parece la de "Alien"?), el encuentro con la nave perdida, su exploración, el intruso que les amenaza por pasillos oscuros, el salto al vacío sin traje de los protagonistas, el toque místico mencionando Cielo e Infierno... . Los que hayan visto los títulos que mencionaba en el párrafo anterior irán atando cabos. Me ha quedado por decir "2001: Una Odisea del Espacio" y sus secuelas, pero si Boyle intenta ser Kubrick, no lo logra ni de lejos.

Los protagonistas son un uso y abuso del tópico, pero ¿quién puede echárselo en cara a un guión de este tipo? Encerrados en una nave espacial en una misión extraña... cuando empieza la película ya sabes que van a morir todos menos uno o dos, la duda es cómo y dónde. Incluso se puede adivinar el orden en cuanto los ves. Lo peor es que parece un casting desaprovechado, actores competentes pero la mayoría con cuatro o cinco frases en toda la película. Su personalidad está esbozada con unas pinceladas mal dadas y cuando se enfrentan entre ellos, supongo que para darle tensión a la trama, el resultado es de risa. Las reuniones en torno a la mesa para decidir qué hacer son tan poco sólidas como todo lo demás. Lanzando una pregunta al aire ¿quién elige a las tripulaciones de las misiones para salvar a la Tierra? ¿Es que todos tienen que tener alguna tara mental? Los psicólogos se lucieron, traducido, que los guionistas pretendan que creamos que hay tantos chalados metidos en una lata... . Se trataba de los mejores del mundo, o los segundos mejores, en misión crítica ¿no?

En el reportaje "Cómo se hizo", que vi hace unas semanas, me gustó el cientifismo "duro" que Boyle pretendía darle a "Sunshine". Lanzar una bomba al Sol puede parecer un absurdo (es el Sol, sería como si un mosquito le tosiese a un elefante, incluso con "todo el material fisionable de la Tierra")... pero reconozco que los testimonios de los asesores científicos hicieron que me creyese esa posibilidad. Al final daban a entender que la película no trataba tanto de eso como de las relaciones entre personajes. Me habría gustado que lo que se explicaba en ese reportaje quedase reflejado mejor, porque quizá me habría enganchado más como espectador. No decir nada y deducirlo todo de las conversaciones entre los protagonistas es más "moderno" desde un punto de vista narrativo, por decirlo así, pero no todo se puede adivinar.

Para terminar, otra cosa que no me gustó fue la manera confusa de rodar, con planos desenfocados, flashbacks de un segundo sin explicación posterior, movimientos de cámara extremos y abundantes efectos de luces y sombras. Supongo que tiene justificación como parte del "look" especial que el director quiso darle a "Sunshine", pero en mi opinión si por estética se hace la historia más difícil de seguir, se está cometiendo un error grave. No es que haya que darle todo en bandeja al público, pero una cosa es plantear preguntas a través de imágenes enigmáticas y otra es que parezca que te has metido por equivocación en un videoclip psicodélico.

En resumen, una película tópica, previsible y confusa. Viniendo de alguien como Boyle y por lo que él mismo contaba de sus intenciones, me decepcionó. Hay tantas iguales o mejores que ésta que ni siquiera sé si sirve para pasar el rato.

1 comentarios:

  1. Pues a mí, sin ponerla en un altar, no me disgustó. Más me decepcionó "28 días despues", tan prometedora en su planteamiento y nudo, y que sufre un giro narrativo tan brusco como poco afortunado a partir de la llegada a la base militar...Creo que Boyle es un director prometedor, pero que sencillamente aun tiene bastante que pulir. Claro que también soy un fanático de la ciencia ficción...

    ResponderEliminar