viernes, 20 de abril de 2007

...tal y como la conocemos. Ayer Wizard of the Coast y Paizo Publishing anunciaban en sendos comunicados oficiales que las revistas Dragon y Dungeon dejan de publicarse en su formato actual. La licencia con la que contaba Paizo ha expirado y WotC ha decidido orientarlas en una nueva dirección: online. En nuestro país Dragón la edita Devir y todavía no hay noticias de cómo les afectará este anuncio.

Hoy en día "la Dragón" como la llamábamos en el club ya no forma parte de mi vida como rolero, pero hace años, cuando no teníamos internet tan a mano y la información llegaba con cuentagotas, era algo casi indispensable. Todavía tengo en casa el primer número que salió en España, con una guerrera (Babette la Bárbara) y un gusano gigante degollado a sus pies en la portada. En Estados Unidos correspondía al número 172, si no me equivoco. También tengo aquel ejemplar indispensable para Dark Sun, con armas adicionales, artículos ampliando y explicando la ambientación, que entonces era nueva, etc. Eran días en los que podías acercarte a una librería cualquiera y encontrarla junto con muchas otras del mundillo, que le ganaban en veteranía incluso (¿quién recuerda Líder, Alea...? ¿Qué ha sido de ellas?). Su precio rondaría las 300 pesetas, si no me equivoco, ahora no puedo consultarlo. Era lo que costaban muchas revistas entonces, ahora rondará los 7 euros, suficiente como para que nunca me haya planteado ni hojearla. Porque siendo realistas, nadie va a invertir tanto dinero en una publicación efímera en vez de ahorrar para comprar un manual completo.

La Dragón me ayudó a aprender a dirigir, a escribir módulos, crear personajes, hacer mapas... tiene un espacio en las estanterías de mi trastero al lado de esas Micromanía que eran como enormes periódicos amarillos. Después de la primera época dorada hubo una temporada en la que le perdí la pista, ya no era tan buena, tan fácil de conseguir o puede que mis gustos cambiasen. Pero hay que reconocerle su mérito. Teniendo en cuenta que he leído por ahí que la etapa con Devir es la tercera de Dragón en castellano, me he perdido una. En las partidas no la he echado de menos, pero algo similar si que me gustaría ver de cuando en cuando entre tanta publicación amarillista, de bricolage o culturismo. Por eso alguna vez no he resistido la tentación y me he llevado viejas DosDeDiez de la librería de segunda mano de mi barrio.

Su desaparición ahora no afectará demasiado a los fans, que pueden seguir encontrando mucho material online, pero parece que cierra una etapa. Ya hay pocas cosas que unan el "viejo rol" con el "nuevo rol". Se reescriben los clásicos como RuneQuest, todo se vuelve d20, los juegos de rol tienen que ser independientes, alternativos o bizarros para ganarse un hueco y ahora según Wizards el mejor soporte para que los roleros dispongan de su información es internet. Puede ser verdad, los tiempos cambian. Pero viva la nostalgia.

6 comentarios:

  1. Hola,

    Yo compre hace un par de años la revista Dragon, el primer y segundo numeros de la tercera temporada (creo que era la tercera). Recuerdo que ambos numeros me decepcionaron, lo unico que traian eran tablas y mas tablas (y hechizos y mas hechizos) para manuales super especificos y clases de prestigio aun mas especificas, cosas que seguramente para algun master super experimentado y con miles de libros de D&D podria aprovechar, pero que para los novatos en D&D (como yo) nos venia demasiado grande.
    Quiza en numeros posteriores a esos primeros viniesen mas ayudas a novatos, pero con el precio excesivo (unos 6 euros creo que valian) para las menos de 100 paginas, no valia la pena.

    ResponderEliminar
  2. Las Dragón que editó Zinco costaban 476 pesetas, excepto las últimas que subieron el precio a 500 pesetas.

    A mí me gustaban mucho, a pesar de que sólo un par de veces llegué a dirigir AD&D. Eso sí, me gustaba más Líder (cosas de la edad).

    Ahroa mismo las Dragón y las Líder duermen cómodamente en su estantería y aún las ojeo de cuando en cuando. Nos hacemos mayores...

    ResponderEliminar
  3. Pues yo personalmente opino que internet tiene una parte buena y una mala. La buena es que aporta mucha más información, mucho más rápido y multidireccionalmente. Pese a ello, me da la sensación que en cuanto a rol no se encuentra tanto material como uno podría esperar (no he visto aún ninguna aventura para Ravenloft realizada por aficionados que esté disponible para descargar). En otros hobbies es impresionante la cantidad de cosas que se pueden encontrar, pero no tanto para rol.
    Y por otra parte, que existan revistas es bueno para darle un soporte a la gente que se dedica a esto de forma profesional.
    En fin, pros y contras, como siempre.

    contemplador.


    contemplador.livejournal.com

    ResponderEliminar
  4. Coño, menudo ataque de nostalgia acaba de darme... Yo también tengo unas cuantas de las primeras «Dragón», incluyendo la primera, de la que muestras la portada. Yo también acabé un poco cansado de la revista, pero ahí está, también junto a mis Micromanías de la segunda época.

    Y es que hay cosas que, sucedan donde sucedan, permanecen inalterables... ;)

    Sláinte!

    ResponderEliminar
  5. Ya veo que no soy el único nostálgico. A ver si un día hablo de mi Spectrum 128... jejeje.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar