martes, 16 de enero de 2007

Cuando uno comenta en grupo sus hobbys, sea el coleccionismo de escarabajos o los juegos de rol, corre varios riesgos. El primero el de las miradas interrogantes (o suspicaces), pero más peligroso que eso es que alguien se interese de verdad y pronuncie la temida frase: "pues ya nos enseñarás un día". Yo siempre he sido partidario de la "evangelización" y de extender esta afición, que me apasiona, entre el mayor número posible de personas. Lo complicado es cómo hacerlo a un público totalmente ajeno al género fantástico o que lo ha tocado de refilón, sólo por las películas de Star Wars o El Señor de los Anillos.

En mi vida de rolero he hecho de master en partidas de iniciación unas cuantas veces y el dilema siempre es el mismo: ¿qué juego escoger? Hay que tener en cuenta el sistema, que debe ser ligero (la reglística espanta a los novatos) y con una ambientación fácilmente asimilable (nada de dioses primigenios el primer día). Puede parecer que se subestima al jugador, a fin de cuentas ¿no empezamos todos igual? Nadie nace sabiendo. La realidad es que alguien que llega al rol voluntariamente y con un bagaje anterior, por ejemplo por haberse tragado Las Crónicas de la Dragonlance sin pestañear, está más predispuesto a tolerar sistemas complejos y explicaciones de mundos extraños. Es lo que ocurre en las partidas de iniciación de jornadas. Por el contrario, si la sesión se organiza con amigos que quieren probar una tarde "eso que juegas tú", hay que procurar no abrumarles.

La partida con la que mejores resultados obtuve fue la que hice a unos compañeros de universidad hace ya bastantes años. El sistema que usé fue un d100 simplificado y la ambientación una variante de "El Hombre de la Máscara de Hierro". Los jugadores interpretaban mosqueteros tratando de descubrir quién era el enigmático preso. Se trata de una trama muy clásica, pero también muy efectiva, porque incluso alguien muy novato puede ponerse en la piel de un espadachín y disfrutar con los duelos contra los hombres del Cardenal en el patio interior del convento de las Carmelitas.

Otra alternativa puede ser usar referentes muy claros como Star Wars o El Señor de los Anillos (o ahora también Alatriste), que ya comentamos antes. Se gana en tiempo de explicaciones y en "sensación de aventura", pero hay que tener presente que son mundos más complicados de lo que parece. También se puede sondear a los participantes para ver si les atraería más la espada y brujería al estilo Conan o el gótico moderno de Vampiro. Personalmente si tuviese que sugerir una ambientación que no haya usado nunca diría la de la saga de Indiana Jones. ¿Quién no ha querido ser un arqueólogo así, escapando de los nazis con reliquias milenarias en brazos?

Finalmente mi consejo es centrarse en la parte aventurera y de interpretación del rol y olvidar el resto. No es que las reglas no importen, pero no son lo esencial. Por encima de todo hay que tratar de divertir de forma clara, sencilla y directa. Así un día te llevarás una sorpresa cuando te digan eso de "estuvo muy bien la partida aquella que hicimos, a ver cuándo podemos repetir".

6 comentarios:

  1. Soy un pesao xD

    Pero el RyF para esto es perfecto. Las fichas se hacen en 5 minutos y puedes encuadrarlo donde quieras en función del gusto de los jugadores.

    Hasta tienes en la web una aventura de iniciación para novatos.

    ResponderEliminar
  2. Durante los años que llevo, yo también he hecho unas cuantas partidas de iniciación. Y dentro de nada se presenta otra...

    Y es curioso, porque por defecto, estaba pensando en los mismos juegos de siempre, pero no acababan de gustarme porque el grupo al que va destinado es un poco... ecletico.

    Y me has hecho recordar un juego que hacia tiempo que no utilizaba, y que será perfecto.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo creo que Cthulhu es un gran juego para iniciar a la gente (de he hecho lo he usado muchas veces para ello con éxito), eso sí, hay que escoger la partida, pero tiene muchos puntos fuertes.

    Reglamento muy básico, fácil de aprender y aplicar.

    Una ambientación que la mayoría de la gente conoce en buena medida (los años 20).

    Un género atractivo, el terror...

    En definitiva, me parece un montón de virtudes para enseñarles lo que es una partida... Eso sí, especialmente para gente mayor de 18-20 años... En gente más joven puede resultar más atractiva una ambientación más fantástica.

    Un saludo.

    PD- Yo también hago lo posible para fomentar esta afición al mayor número posible de personas. Además, me encanta dirigir a novatos, es realmente estimulante...

    ResponderEliminar
  4. Concuerdo con 13, hace tiempo leía eso en una Lider y como fan del juego que soy, también lo considero un buen juego para iniciados.

    Este es un tema que surge mucho en foros y demás, si bien mucho de lo que leo es más o menos siempre lo mismo, no está mal recalcarlo. Algunas historias que leo sobre roleros iniciados son terribles, son como esos documentales de las tortugas marinas, que nacen 1.000 y llegan 100 al mar. Hay muchos DJs bestias que espantan a roleros novatos, y de una mesa con suerte persevera uno o dos. Hay que aumentar ese porcentaje.

    ResponderEliminar
  5. Buenas, primero quería agradecer la continuidad de tu columna, es la primera vez que escribo algun comentario aquí pero hace tiempo que sigo la página.

    Y segundo ¿de donde has sacado la imagen que presenta "iniciando en los juegos del rol"?

    Gracias, y a seguir bien.

    Pdt: soy de los que utilizan google para encontrarla cada semana ;)

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno lo de las tortugas. A mi me ha pasado lo mismo. Y el caso es que se lo pasaron bien. Pero no han repetido.

    Por cierto, ¿qué juego es el RyF?

    Un saludo

    RKVN

    ResponderEliminar