miércoles, 10 de enero de 2007

Hace unos años llegó a mis manos uno de los videojuegos de rol mejor hechos que he visto. Venía precedido de polémica: se había rumoreado que el sistema de reglas estaría basado en GURPS, lo que finalmente no pudo ser por desavenencias con sus creadores (se dice que a Steve Jackson no le hizo ninguna gracia el grado de violencia que iba a tener). A pesar de ello, por su ambientación, su estética y su sentido del humor se convirtió en un clásico que ha dado lugar a varias continuaciones. Estoy hablando de Fallout.

Fallout nos ponía en la piel de un superviviente del holocausto nuclear que es enviado fuera del refugio antiatómico en el que lleva toda la vida a las arrasadas tierras de Estados Unidos. Su misión es encontrar un repuesto para el chip de la máquina de purificación de agua de la colonia, sin la cual sus habitantes están condenados a muerte. En su camino encontrará salvajes de autopista, nómadas, insectos gigantes, mutantes, poblaciones reconstruidas, sectas y mucho más.

El juego tenía unos gráficos bastante buenos para la época, perspectiva isométrica y un sistema, el SPECIAL, creado por los mismos diseñadores que recordaba en parte al d100 de Chaosium, añadiendo ventajas y desventajas. La estética hay que reconocer que era un poco extraña, "retro" a la manera de las películas de horror nuclear de los años 50, sumando toques puramente Mad Max. El guión era bueno, los diálogos entretenidos y las bromas a veces surrealistas.

Fallout tuvo varias secuelas, Fallout 2, Fallout 3 todavía en desarrollo y el juego táctico Fallout Tactics: Brotherhood of Steel. En este último se incluía un juego de tablero como bonus en el CD, Fallout: Warfare, que es el que da título a este artículo.

Fallout: Warfare es un juego de escaramuzas en el que cada jugador maneja una facción de los "supervivientes" del mundo de Fallout, ya sea la Hermandad del Acero, los Mutantes, los Robots o los Señores de las Bestias, entre otros. El libreto de reglas es bastante sencillo (aunque contempla hasta la posibilidad de hacer campañas) e incluye figuras recortables con las imágenes de las unidades. La calidad es buena ya que están sacadas directamente de las usadas en el videojuego.



En su ficha en BoardGameGeek se pueden ver ejemplos de las imágenes y descargar tanto el manual como el resto de materiales. Se dice que ya que la compañía que lo creó ha desaparecido es oficialmente libre, pero eso está por confirmar. Como mínimo es un buen regalo para aquellos a los que Fallout nos proporcionó tantas horas de diversión, allá en la prehistoria de los ordenadores y puede servir para pasar una tarde divertida.

1 comentarios:

  1. Un gran juego (en cualquiera de sus versiones). Muchas horas de vicio en el ordenador y muchas risas con las cicatrices que dejaba el "matasanos" en las partidas.

    Lo que mejor recuerdo dejaba el juego de ordenador eran esos encuentros especiales. ¿Cual es tu color favorito?

    En mesa podían llegar a ser memorables, ese grupo de Dragones y Mazmorras intercambiando Stim-packs por pergaminos de Bola de fuego no tuvo precio.

    ResponderEliminar