sábado, 6 de enero de 2007


Ayer comenzamos una nueva campaña, esta vez de un juego del que no sabía mucho: Agone. Si tuviese que describirlo a grandes rasgos diría que es de temática fantástico medieval con tono barroco. Está muy inspirado por las leyendas europeas y tiene un grado de fantasía que no había visto antes, ni siquiera en supuestos "high-fantasy" como D&D. Algo que me gustó es que el arte está muy presente en la ambientación (es la primera lista de habilidades en la que veo Poesía).

Para empezar, el sistema es conocido y efectivo: Atributo + Habilidad + 1d10 para alcanzar un número objetivo. Hay atributos secundarios (referidos al combate cuerpo a cuerpo, a distancia y a la magia, por ejemplo) y una división interesante entre cuerpo, espíritu y alma. Toda la creación se realiza mediante reparto de puntos.

Puede consultarse la hoja de personaje aquí.
Y ejemplos de arquetipos aquí, vía RPGnet.

Existe la posibilidad de llevar razas atípicas como personajes jugadores: desde duendecillos a gigantes, pasando por minotauros, medusas, sátiros y ogros. Los arquetipos son también muy variados, aunque están en la línea de lo que se podría esperar de lo medieval. La lista de ventajas y desventajas es muy original y da ideas para la interpretación, incluso con trasfondos muy complicados.

En mi caso interpreto a Florian D'Erlette, un trovador humano que ha perdido a la mujer de su vida a manos de un desconocido criminal. En realidad detrás de su historia hay un secreto oscuro: Florian no lo sabe (su mente lo ha bloqueado) pero fue él el que provocó la muerte de su mujer, mientras buscaba componer la perfecta obra de arte. Ahora cruza el continente en busca de un asesino que no existe, o mejor dicho, que es él mismo, usando como herramienta para sus investigaciones una mezcla de música y magia. Desequilibrado y apasionado, lo que ocurrirá cuando descubra la verdad todavía es una incógnita. Creo que es uno de los personajes con los que más contento me he quedado al terminar la ficha.

Por lo que he visto hasta ahora Agone y su mundo dan mucha libertad, tienen personalidad (algo que me parecía que faltaba en Anima) e invitan a meterse en las intrigas de sus reinos. Su estilo es muy claro, con una parte que remite a las aventuras más clásicas, pero con detalles innovadores en cuanto al trasfondo y el sistema.

Espero que la campaña tenga continuidad porque el arranque me ha gustado mucho. Me extenderé sobre los reinos de Harmundia, el continente de juego, cuando los vayamos explorando. Nuestro punto de partida ha sido la República Mercenaria, concretamente una ciudad construida sobre... el cuerpo de un golem gigante caído. Ahí queda eso.

Ni la web oficial ni la de la editorial que lo publicó, Multisim, parecen estar activas ya. Es una pena.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada