miércoles, 8 de marzo de 2006

El sistema cuenta con 50 habilidades aproximadamente que se miden en porcentajes, y que están agrupadas en Combate, Físicas, de Relación e Intelectuales. Esta separación sirve para orientar mejor la elección del jugador.

Además cada habilidad está relacionada con una, dos o tres características, que condicionan su aprendizaje. Un personaje que aprenda la habilidad de Arquería, por ejemplo, lo tendrá más fácil si cuenta con una alta puntuación en COORDINACIÓN, y tendrá bonificadores a su porcentaje de salida.

En el momento de creación de un personaje, el jugador elige diez habilidades entre las que repartir un número de puntos que varía dependiendo de su puntuacion de INTELIGENCIA, aunque hay una base fija. Si se prefiere se puede elegir uno de los Arquetipos (Mercenario, Investigador, etc) predefinidos, en los que las diez habilidades ya están escogidas. En ningún caso se podrá pasar de un 60% de salida en una habilidad.

Como es habitual, el éxito en el uso de una habilidad se calcula en base a la tirada de 1d100. Si se saca menos que la puntuación de habilidad, se considera que se ha logrado realizar la acción. El Director de Juego puede aplicar penalizadores por la dificultad de la acción. En el caso de dos personajes enfrentados, en una situación no de combate, vencerá aquel cuyo Margen de Éxito en la tirada sea mayor.

El sistema de porcentajes sigue siendo el más realista para mi gusto, y mantiene las habilidades en una escala fácilmente reconocible y de uso intuitivo. Esto es especialmente útil para aquellas personas que no tienen mucha familiaridad con los juegos de rol y se acercan al sistema por primera vez.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada