sábado, 24 de diciembre de 2005

No puedo empezar este artículo sin dar las gracias a Wu por haberme regalado una bolsa llena de soldados de plástico, cañones, vehículos ¡e incluso palmeras! Ahora las batallas (en las que espero participe él) serán el doble de espectaculares.

Reglas de Despliegue
La primera norma es que al principio de la partida no se despliegan miniaturas. Para reflejar que un ejército desconoce exactamente la composición del enemigo hasta que lo tiene frente a frente, lo que se despliegan son “fichas tácticas”. Ambos jugadores anotarán el nombre y una breve descripción cada unidad de su ejército en una serie de tarjetas (de tamaño corriente, 9 x 6 cm por ejemplo) y las pondrán boca abajo. Esas tarjetas se desplazarán de la forma habitual y sólo se mostrarán cuando cualquier unidad del contrario las tenga a su distancia de Visión. Será en ese momento cuando las sustituiremos por los soldados de plastico a los que representan.

El despliegue se realiza de forma alternada, y comienza el jugador que mayor puntuación saque en una tirada de dado (o el que se especifique, si es un escenario prefijado). Ese jugador tomará una de sus fichas tácticas y la colocará boca abajo en cualquier punto hasta 15 cm de su borde de la mesa. A continuación el jugador contrario hará lo mismo, y así sucesivamente hasta que ambos hayan terminado sus tarjetas.

Hay algunas excepciones: unidades como exploradores, paracaidistas o espías pueden desplegar en cualquier punto hasta la mitad de la mesa. Esta habilidad especial vendrá especificada en sus datos.

Cuando el despliegue se haya completado dará comienzo la partida. El primero en mover será aquel que saque de nuevo una mayor puntuación en una tirada de dado. Desplazará sus fichas usando sus puntuaciones de movimiento y disparará si puede hacerlo, pero no dará la vuelta a la tarjeta ni colocará los soldados hasta que no entre en el rango de visión del enemigo. De esta forma su oponente puede intuir a qué se enfrenta pero no lo sabrá con seguridad hasta que alguien en su ejército lo descubra.

Lo normal suele ser que las unidades ocultas sean avistadas por exploradores o francotiradores a medida que avanzan por el terreno. Una vez descubiertas y desplegadas, seguirán siendo visibles hasta el final de la batalla.

Hay que tener en cuenta que la artillería o los bombardeos de apoyo pueden tener como objetivo unidades que todavía no hayan sido mostradas y sigan en forma de ficha táctica. Se anotarán las bajas que causen esos ataques al lado de la tarjeta, pero no se colocarán las miniaturas todavía, se seguirán aplicando las reglas normales de visión. Esto representa que el fuego indirecto no necesita “ver” a su objetivo, pero tampoco revela lo que hay en la posición atacada.

Como en otras ocasiones, puede haber tarjetas de eventos especiales, como “Avión de Reconocimiento” o “Comunicaciones Interceptadas” que fuercen a una o varias unidades a revelar su identidad y ser desplegadas. Y al contrario, tarjetas o habilidades que permitan a un francotirador, por ejemplo, permanecer “invisible” hasta que efectúe un disparo o se mueva.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada