sábado, 15 de octubre de 2005

Inspirado en el relato de Robert E. Howard "La Torre del Elefante", una de las primeras aventuras de Conan, y en el dios hindú Ganesha (que el autor americano probablemente conocería y tomó como referencia), he decidido hacer unos pequeños apuntes de lo que podría ser una nueva raza de juego para ambientaciones medievales fantásticas: los "ganesh".

Aunque no recuerdo haber visto un ser de este tipo en ningún manual, es probable que alguien haya creado ya una ficha con sus datos, sea como dios, criatura o similar. Sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de una figura muy popular y conocida tanto en Oriente como en Occidente. Mi idea es hacer una reseña de sus características principales para que pueda ser adaptado a cualquier sistema. Es evidente que no concuerda con todos los entornos pero puede ser un reto para aquellos jugadores con ganas de interpretar algo diferente.

Los ganesh

Su espectacular aspecto físico es lo primero que llama la atención: sobre un musculoso cuerpo de hombre con cuatro brazos descansa una gran cabeza de elefante. Los extranjeros suelen sorprenderse del brillo de inteligencia de esos ojos que en principio parecen los de una bestia. De caminar pausado y poderoso, su voz suave contrasta con su robusta figura. Los ganesh disfrutan además de un excepcional oído y una gran memoria.

Viven en comunidades tribales seminómadas, aunque sus leyendas hablan de enormes palacios construidos en las montañas en los que habitaban antaño. Suelen evitar el contacto con otras razas inteligentes, excepto en el momento en el que los jóvenes se convierte en adultos, cuando está permitido que viajen a las ciudades para instruirse y regresar más sabios. Dan gran importancia la familia y a los antepasados, que adoran al igual que a un pequeño panteón de deidades que personifican los espíritus de la naturaleza.

Los ganesh son tan inteligentes y agudos en sus razonamientos que los sabios de muchos lugares los consideran los mejores aprendices y suelen tomarlos bajo su cargo sin dudar. Por esa razón se los encuentra a menudo como bibliotecarios o guardianes de templos. No son demasiado afines a la hechicería, pero tienen talento para manejar las fuerzas elementales.

Sabiduría e inteligencia han caracterizado a este pueblo desde siempre y sus miembros sienten especial predilección por aquellas labores que les permitan ayudar al prójimo. A pesar de ser tranquilos y pacíficos, no rechazan el uso de la violencia si es por una causa justa. Debido a ello muchos se convierten en monjes guerreros (tradicionalmente con un ratón como familiar), tarea en la que destacan tanto por su benevolencia como por su fiereza.

A nivel de combate, sus cuatro brazos les permiten empuñar armas enormes y sus favoritas son el hacha a dos manos o cualquiera de asta, como lanzas, naginatas, etc. Es bastante común que lleven a la vez un escudo y un sable. No son oponentes rápidos pero si muy poderosos y resistentes. Trompa y colmillos, letales a corta distancia, pueden dar la sorpresa a un enemigo desprevenido.

* Rasgos Principales


  • Bonificador de Fuerza

  • Bonificador de Constitución

  • Bonificador de Sabiduría e Inteligencia

  • Bonificador de Percepción



  • Penalizador de Destreza o Agilidad

  • Penalizador de Carisma, Aspecto o Relación



  • Arquetipo Preferido: Monje Guerrero

  • Ataque o bloqueo extra por arma secundaria


0 comentarios:

Publicar un comentario