jueves, 22 de septiembre de 2005

Las "black operations" u operaciones negras son un recurso muy práctico en las partidas de ambientación moderna, y funcionan tan bien en los juegos de horror gótico como en los de terror trascendental o futuristas/ciberpunk. Sea lo que sea lo que estén investigando los personajes, siempre existe la posibilidad de que se topen con alguien del gobierno que esté interesado en lo mismo, o lo que es peor, que decida eliminarlos para que no saquen sus trapos sucios a la luz.

Pero ¿qué es una "black op"? A grandes rasgos se trata de una operación encubierta financiada o promovida por un gobierno, organización o empresa. El adjetivo "negra" le viene por los medios usados para llevarla a cabo, normalmente ilegales. Por poner un caso hipotético, lanzar un 747 teledirigido contra un importante edificio, símbolo nacional, para luego acusar a un país enemigo del atentado e iniciar una guerra, sería una operación negra. No hace falta ponerse a imaginar: el secuestro de Adolf Eichmann por el servicio secreto de Israel o el hundimiento del buque de Greenpeace "Rainbow Warrior" por el servicio secreto francés serían ejemplos reales de este tipo de misiones.

Los fanáticos de las teorías de la conspiración han llevado esta idea un paso más allá y hablan de helicópteros silenciosos que hostigan a los que estudian lugares de aterrizajes de OVNIS; secuestros y lavados de cerebro llevados a cabo por agencias gubernamentales paramilitares; violentas recuperaciones de pruebas de experimentos secretos; sospechosos accidentes de hombres de la NASA o ex-agentes de la CIA que saben demasiado... . Lo que en un principio comenzó como terrorismo encubierto ha adquirido ahora tintes paranormales y a los agentes que llevan a cabo estas operaciones se les suponen habilidades y equipos que rozan casi lo sobrenatural.

Sin llegar a esos extremos y como idea para partidas de corte realista, empresas con ejércitos privados pueden intentar dar un golpe de mano en la factoría de un competidor (algo más contundente que el espionaje industrial, sin duda). Rapto de científicos, sabotaje y robo de prototipos también entrarían dentro de esta categoría. Lo que tienen en común todas estas acciones es su filosofía de que el fin justifica los medios y el absoluto desprecio por la legalidad, los escrúpulos y la vida humana. La implicación de alguien de las altas esferas políticas o corporativas también es un ingrediente que suele estar presente, más razón aún para que todo se mantenga en el más estricto secreto, casi rozando la leyenda.

Los jugadores pueden verse envueltos en ellas o recibir encargos para realizarlas, pueden descubrirlas por casualidad o ser su objetivo. También funcionan especialmente bien como "amenaza persistente" si la llegada de los hombres de negro es un temor constante. Sea como sea las "black ops" son un recurso que puede dar pie a muchas aventuras y subtramas.

2 comentarios:

  1. Pues yo creo que voy a adaptar esta idea a una ambientación fantastica. Porque no puede un lord alquilar unos mercenarios una misión que entre en conflicto con los intereses de un superior al lord.
    Es un enfoque diferente, es crear historias de agentes, espias y maniobras encubiertas pero sobre fantasía. Para mi un referente en este aspecto es "Vagrant Story" de Psx, ¿lo habeís jugado?

    ResponderEliminar
  2. Yo lo jugué durante una corta temporada y me gustó, aunque no llegué tan lejos como para descubrir toda la trama.

    El uso de espías, asesinatos y demás creo que cuadra perfectamente en entornos medievales fantásticos. La historia real está llena, ahí tenemos el ejemplo de los Borgia o las intrigas palaciegas de las cortes europeas.

    ResponderEliminar