lunes, 22 de agosto de 2005

Creo que ya he hablado alguna vez de una campaña de Runequest que jugué hace tiempo en mi club de rol. En ella interpretábamos a un grupo de bucaneros con base en la versión fantástica de una "Isla Tortuga" que trataban de hacerse un hueco entre los grandes piratas del lugar. La ambientación era excepcional, mérito de un amigo al que le encantaba detallar al máximo lugares, gentes, naves... . Sus partidas eran obras maestras. El caso es que en ésta en concreto varios compañeros del grupo decidieron tener un comportamiento verdaderamente piratesco y si no recuerdo mal atacamos y saqueamos un pequeño puerto sin dejar a nadie con vida.

A partir de ahí vino la crítica: ¿era correcto hacerlo? ¿Merecíamos castigo, no sólo por parte de las leyes de aquel mundo fantástico, sino por el director de juego, debido a nuestro comportamiento innecesariamente sanguinario? Creo que la opinión que prevaleció fue que la acción estaba justificada dentro de nuestros papeles de piratas, pero que lo que no era aceptable era el ensañamiento. A mí me pareció una decisión acertada y la sigo aplicando.

El tema de la moralidad siempre surge en las partidas, más aún cuando tienes sistemas como AD&D, en los que el alineamiento es un valor real que condiciona tus acciones. En mis grupos de juego siempre ha habido una relación de amor-odio con los personajes ambivalentes, supongo que debido a la tentación que supone el "lado oscuro". El caso más extremo que recuerdo es el del "paladín del mal", que cariñosamente llamábamos "maladín" y que muchas veces pensábamos que podia ser tan real como el de toda la vida (ahora creo que incluso hay una clase así en las reglas de D&D). Al final todo se resume en las preguntas ¿puedo actuar con maldad? ¿Cual es el límite?

En el caso de los ladrones, un problema que suele surgir es que no se atreven a ejercer sus habilidades porque ponen en peligro al grupo. Cuando el personaje es un asesino, la cosa empeora, ya que debe limitar su trabajo a los casos concretos que tengan que ver con la aventura. Para arquetipos que se supone que han vivido siempre de ese tipo de trabajos, no es muy realista. Algunos masters castigan a aquellos que se salen de la trama principal para saquear o los que emplean la violencia contra otros que no sean los que estén previstos en la aventura (yo mismo lo hacía). Con el tiempo llegué a la conclusión de que hay que tener cierta manga ancha y comprender que parte de la interpretación puede incluir una moralidad dudosa.

No me gusta que mis jugadores se excedan ni sean destructivos, quizá porque puesto en su situación yo nunca lo fui, pero es algo que hay que tolerar... con ciertos límites. Si el arquetipo o la situación lo justifican, la acción, la violencia o lo ilegal ponen sal a la trama, y qué demonios, aunque no lo queramos son parte de la vida cotidiana, de novelas, películas... . Quizá no sea tan corriente tener un "héroe malvado" pero las historias modernas están llenas de tipos que son matices de gris, no blanco o negro, bueno o malo.

Como en el caso de aquella campaña de los piratas, lo injustificable sería el ensañamiento, no que nos comportásemos como rudos y sanguinarios lobos de mar. Todo lo que haga funcionar la sesión, dentro de su lógica y ambiente, puede ser correcto. Pero lo que se lleve a cabo por puro capricho o por ganas de saltarse los límites ya es más dudoso y corresponde al director de juego cortarlo o no.

1 comentarios:

  1. Siempre depende. Precisamente yo estoy dirigiendo una campaña de D20 en el mundo de Conan (no con las reglas del manual de Edge, sino con las de siempre, pero en ese mundo) y mis personajes son mercenarios bajo el mando de un señor de la guerra, que les ha ordenado atacar villas y aldeas costeras y asesinar a todos de forma salvaje para aterrorizar al enemigo. Algun personaje ha dudado y otros no, según sus alineamientos, pero en este caso, las ordenes son especificas, hay que ser crueles y sangrientos.
    En algunos casos, el problema es que no tenemos que aplicar la moral moderna. Me hizo mucha gracia una chica una vez, que dijo que las guerras en este siglo eran muy crueles y sangrientas, no como en la antiguedad, y lo peor es que semejante pardillada es muy habitual. Si la gente descubriera algunos genocidios del pasado, donde un porcentaje de población mucho mayor que en cualquier guerra moderna era extermiando, no dirian tantas bobadas.

    CP

    PD: Jo, que recuerdos de las campañas de runequest en tierra de ninjas y en la europa historico-fantastica. Son demasiados años roleando. :)

    ResponderEliminar