miércoles, 20 de julio de 2005

Ésta no es una película de guerra, ni mucho menos, es una película "familiar" con el telón de fondo de la invasión o el exterminio, algo que queda patente desde los primeros minutos. Aunque en algunos momentos recuerda a "Independence Day", la parte bélica es sólo un detalle más en el intento de mostrar de forma realista la reacción humana ante la llegada de extraterrestres hostiles.

Si algo hay que destacar del trabajo de Spielberg es la manera de crear suspense y dar credibilidad tanto a los diálogos como a las reacciones de los protagonistas y los que los rodean. En muchos momentos de la proyección uno se queda pensando que en una situación de catástrofe o pánico total, no necesariamente provocado por los alienígenas, las cosas serían tal y como él las pinta.

Hay escenas impactantes pero no se presentan de forma gratuita ni se abusa de los fuegos artificiales, lo cual es de agradecer. En general se recurre más a generar tensión y la película no da un respiro hasta el final, que para mi gusto llega demasiado deprisa (aunque eso puede interpretarse como algo positivo también). Tom Cruise se defiende mejor en ésta que en "Minority Report", quizá porque el papel de personal normal y padre de familia le obliga a sacar sus mejores dotes de actor.

Por último no puedo dejar de mencionar a los "trípodes", que en esta versión no se dice si son marcianos o no. El efecto psicológico de sus apariciones es tremendo, otro punto a favor del director, que sabe graduar de forma magistral la información que va dando al espectador. A nivel técnico parecen realmente máquinas creadas para la conquista, implacables y letales.

En resumen, una buena película de ciencia ficción que gustará tanto a los aficionados al género como a los que quieran pasar un rato entretenido.

1 comentarios:

  1. Spielberg demuestra que -particularidades aparte- siempre ha sido un maestro de la puesta en escena. Desde el comienzo la mayoría de las perspectivas son asfixiantes, parciales y a ras de suelo; da gusto meterse sin querer en el pellejo de los protagonistas. Crea situaciones realmente aterradoras sin gastarse apenas un duro, que a estas alturas le honra y los tripodes conservan un toquecillo retro que los hubiera hecho pasar el casting de la obra original. Realmente merece la pena.

    ResponderEliminar