jueves, 2 de junio de 2005

Hace unos días llegué por casualidad a la web de Red Spire Press, creadores de la ambientación "Dark Legacies", un entorno de campaña post-apocalíptico en el sentido más religioso del término. No suelen interesarme los suplementos para d20 pero este me ha resultado interesante. En un oscuro futuro, la Tierra ha resurgido tras caer en el Abismo. Los supervivientes se han refugiado en mega-ciudades, superpobladas y contaminadas, para defenderse de los demonios que lo invaden todo. Existe la magia pero casi está proscrita asi que se combate a las hordas infernales con armas y armaduras de extraña tecnología arcana y la inquebrantable fe de los Sacerdotes.

Lo que más me ha gustado de Dark Legacies es el tono de fanatismo eclesiástico, que por otra parte hay que reconocer que está justificado. Me hizo recordar las profecías milenaristas y la supersticion que rodeaba en la antigüedad tanto a esas fechas como a los sucesos astronómicos excepcionales, especialmente los eclipses, los cometas, etc.

Tanto si estamos dirigiendo una campaña medieval con tono "realista" como una contemporánea de terror podemos aprovechar esas ideas para dar pie a aventuras. ¿Y si durante el tiempo que dura un eclipse los demonios caminan realmente sobre la Tierra? O puede que siempre estén entre nosotros pero sólo sean visibles al ojo humano cuando la Luna oculta el Sol. A cada miembro del grupo de personajes puede haberle ocurrido algo en ese tiempo: un extraño asesinato, la visión de una horrible realidad paralela o mirarse a sí mismo en un espejo y descubrir que su reflejo es aberrante. Las posibilidades son muy ámplias.

Una orden de caballeros puede prepararse para combatir a los demonios que aparecen en los eclipses de Luna, esperando con temor la invasión de las huestes infernales que se produce en los eclipses de Sol. El secreto puede ser considerado herejía por la Iglesia y por tanto sólo se lo confían a sus descendientes, para que continúen la lucha.

Personalmente la idea que más me gusta es esta: en el tiempo que duran los eclipses (7 minutos como máximo el de Sol y 1 hora y 40 minutos el de Luna) es visible para las personas dotadas una realidad paralela en la Tierra. Hay ciudades dentro de las ciudades, laberintos en lugares donde antes no había nada, humanos y criaturas que no son humanos que sólo aparecen en esos momentos. Las aventuras pueden consistir en planear exploraciones, rescates o búsquedas en esos escasos minutos disponibles, sabiendo que un momento de duda puede suponer quedar atrapado hasta la siguiente conjunción... o para siempre.

0 comentarios:

Publicar un comentario