jueves, 9 de junio de 2005

En el año 1900, varios buceadores que buscaban esponjas descubrieron los restos de un antiguo naufragio cerca de la isla griega de Antikythera. A 40 metros bajo las aguas descansaba un barco hundido hacía más de 2000 años. Entre los objetos que sacaron a la superficie se encontraba una extraña máquina que la corrosión había reducido a una masa informe de la que todavía sobresalían engranajes y ruedas dentadas de diferentes tamaños. A este artefacto se le dió el nombre de Mecanismo de Antikythera.

Fechado aproximadamente en el siglo I A.C., se trata de la maquinaria de su tipo más antigua que se conoce. Está construida en bronce y originalmente se montaba sobre un soporte o caja de madera. Después de estudiarla, someterla a rayos X e intentar reproducirla, los científicos coinciden en que su función era servir como "computador" astronómico.

En un principio se pensaba que las ruedas principales permitían seguir el tránsito del Sol y la Luna a través de las constelaciones del firmamento, pero reconstrucciones más recientes van todavía más allá y afirman que también representaría el desplazamiento de Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, los planetas conocidos en aquel entonces por los griegos. Sin embargo todavía hay partes de la estructura de engranajes cuya utilidad no está clara.

La sorprendente complejidad del mecanismo hizo que se replantearan cuestiones como la habilidad técnica y mecánica de los griegos, ya que hasta entonces no se les creía capaces de realizar obras de ingeniería de esta magnitud.

En el juego
El Mecanismo de Antikythera o uno de similares características puede utilizarse como artefacto arcano en La Llamada de Cthulhu u objeto mágico en ambientaciones medievales. Su trasfondo histórico lo hace más adecuado para juegos situados en la época moderna.

Algunas ideas sobre sus propiedades y aventuras derivadas:

  • Simulador de Conjunciones: el mecanismo permite al usuario realizar conjuros o o invocaciones como si tuviesen lugar en una conjunción astronómica determinada, simplemente situando los engranajes en la posición deseada. Este poder lo hace muy deseado por todos los practicantes de las artes arcanas.

  • Ventana al Pasado: si se giran los diales hasta una fecha astronómica concreta y se dicen las fórmulas adecuadas, el mecanismo permite al usuario ver lo que ocurrió en el lugar en el que se encuentre en ese momento del pasado. La visión se limita a sucesos violentos o de cierta relevancia. Esta habilidad es especialmente apreciada por investigadores que intentan solucionar crímenes sin respuesta o estudiosos que desean conocer hechos históricos tal y como ocurrieron.

  • Brújula Dimensional: una vez activo, el mecanismo cobra vida propia y gira como una brújula para guiar al portador a lugares que de otra forma permanecerían ocultos y ajenos a nuestro tiempo y espacio. La posición exacta de los engranajes cuando se abre el mecanismo determina a dónde nos conducirá éste, ya sea el continente perdido de Mu, Lemuria, Lyonesse o cualquier otro. Es un artefacto mítico deseado por los viajeros de muchos mundos.


Hay que recordar que el mecanismo original se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas y sólo ese o uno creado a partir de sus restos tendrían los poderes de los que hablamos. La reconstrucción puede ser por sí sola el centro de una campaña completa.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada