sábado, 18 de junio de 2005

Inspirado en el puño americano que utiliza Constantine en la película del mismo nombre para combatir a un demonio. El "Puño de Dios" no es un objeto en concreto sino un tipo de arma bendecida utilizada desde tiempos inmemoriales por templarios, inquisidores y exorcistas.

En su forma original se trataba de un guante reforzado, a la manera del "cestus" griego, en el que se inscribían oraciones que hacían al portador más fuerte, más resistente o más letal al enfrentarse a criaturas que no fuesen de este mundo. El diseño original fue evolucionando, pasando de ser guanteletes de armadura hasta convertirse en los actuales "nudillos de bronce".

El "Puño" permite al portador herir a monstruos de otros planos que normalmente son inmunes a ataques físicos. Los que sí que sean vulnerables recibirán el doble del daño habitual. Los versículos de la Biblia y las cruces grabadas en su superficie dejan una marca indeleble en el momento del impacto, convirtiendo al objetivo en un proscrito entre su propia gente. Se le reconocerá como perseguido y será desterrado hasta que acabe con su cazador... o sea muerto por él. Los vampiros sufren especialmente con este arma.

Otras propiedades del objeto son su capacidad para romper sellos arcanos o atravesar círculos de protección. Un portal que haya sido clausurado por medios mágicos puede ser golpeado repetidamente y destruido, aunque el éxito siempre dependerá de la fortaleza psíquica y física del usuario.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada