lunes, 9 de mayo de 2005

Escrita y dirigida por Michael Crichton, esta película tiene un argumento sugerente, aunque ya conocido: un parque temático fuera de control. Si en Parque Jurásico eran dinosaurios, en Almas de Metal son androides que representan diferentes épocas históricas para la diversión de los visitantes los que provocan el caos y la destrucción.Lo mejor es sin duda la interpretación de Yul Brynner como el implacable Pistolero.

Como idea para una partida de una tarde no está nada mal, en especial por la mezcla de géneros. Los jugadores llegan al parque, situado en pleno desierto de EEUU y eligen una ambientación para visitar, la medieval, el oeste o cualquier otra que prefieran. Se visten con ropa de época y se arman, aunque naturalmente ninguno es especialmente diestro con revólveres, espadas o arcos. Cuando se encuentren en la simulación pueden enfrentarse a los primeros androides, en el entorno controlado, para practicar. Será después cuando un fallo en el ordenador central los vuelva asesinos despiadados.

Escapar del pueblecito del oeste o de las termas romanas mientras son acosados por esa versión cibernética de los clásicos zombis puede ser realmente terrorífico. Sobre todo para descubrir que están aislados en medio de la nada y que si quieren sobrevivir deben "apagar" el parque por completo. Para lograrlo pueden contar con la ayuda de otros visitantes del parque supervivientes, aunque con robots que simulan a la perfección a los humanos ¿en quién podrán confiar?

0 comentarios:

Publicar un comentario