sábado, 30 de abril de 2005

No se trata del "Necronomicón" ni de "De Vermis Mysteriis" pero el Manuscrito Voynich despierta tanta o más curiosidad entre investigadores de lo oculto, lingüistas, criptógrafos y estudiosos de todo el mundo. Desde su "redescubrimiento" por el comerciante de libros antiguos Wilfrid Voynich en 1912, este pequeño volumen de 246 páginas de vitela, escrito en una lengua desconocida y cubierto de extrañas ilustraciones, ha desafiado todo intento de traducción.

Su historia comienza en el siglo XVII, cuando el emperador Rodolfo II, amante de la ciencia y el ocultismo, lo compra por la increíble suma (para la época) de 600 ducados. Aparentemente el emperador pensaba que se trataba de una obra de Roger Bacon, conocido filósofo y científico inglés del siglo XIII. Su siguiente propietario fue George Baresch, un alquimista de Praga que viéndose incapaz de descifrarlo pidió ayuda al más importante lingüista de su tiempo, el jesuita Athanasius Kircher. No se produjo ningún avance y el libro pasó a Johannes Marcus Marci, rector de la Universidad de Praga. La pista se pierde durante 200 años en los que el manuscrito pudo permanecer oculto en el monasterio de Roma (el "Collegio Romano") en el que finalmente fue hallado por Voynich. A la muerte de éste fue comprado por el anticuario estadounidense H.P. Kraus, que lo tasó e intentó venderlo sin éxito durante casi una década. Actualmente descansa en la Universidad de Yale, donde fue donado por el propio Kraus.

En toda la "vida" de este libro han sido muchos los que han intentado desentrañar sus secretos, pero aunque existen muchas teorías sobre su creador, su código y su contenido, ninguna ha obtenido resultados concluyentes. Muchos son los detalles que hacen a esta obra excepcional. Por un lado su texto, demasiado complejo y estructurado como para pensar que está compuesto por palabras al azar. Ni los trazos ni la disposición de las letras corresponden con ninguna lengua conocida, pero los análisis a los que ha sido sometido parecen indicar que existe un "sistema" detrás, y eso es lo que anima a los criptógrafos.

Por otro lado las imágenes tampoco ayudan demasiado. Algunas representan plantas, pero sólo unas pocas han podido ser identificadas por los botánicos. Los seres humanos aparecen en actitudes extrañas, rodeados de objetos similares a tubos de función desconocida. Hay también un zodiaco y varios diagramas circulares que se asocian con la astronomía o cosmología. Debido a esta variedad de temas en las ilustraciones, los estudiosos dividen habitualmente el Manuscrito Voynich en Herborística, Astronómica, Biológica, Cosmológica, Farmacéutica y Recetas. Es una separación un tanto arbitraria porque al desconocer el significado de las palabras, el contenido podría ser muy diferente al que sugieren los dibujos.

Hay quien ha querido ver en este libro un compendio de secretos místicos, ya sean mágicos, alquímicos, astronómicos o filosóficos, de la Edad Media o de una civilización perdida en el tiempo. Otros creen que se trata simplemente de un engaño y apuntan como artífices a los ocultistas John Dee y Edward Kelley, que habrían llenado las páginas de texto codificado pero sin sentido, para luego venderlo como una obra arcana. Las teorías abundan pero sea como sea, hasta que alguien no logre descifrar el manuscrito o aclarar quién y cómo se creó, seguirá siendo un intrigante enigma.

3 comentarios:

  1. Es del tipo de misterio que da mucho juego en las partidas de rol.

    Hace tiempo (eones, casi ;D ), hablamos de este manuscrito en el foro de Cthulhu de Inforol. Por si le interesa a alguien (aunque acabamos hablando de criptografía ;D ), aquí dejo el enlace:

    El manuscrito Voynich

    ResponderEliminar
  2. Hola, buen día Blogger: Para mi es nuevo esto de los blogs y estaba buscando información sobre diseño paginas web cuando encontré tu blog. Tu título, Objetos Extraños: El Manuscrito Voynich, me llamó la atención y por eso me detuve a leerlo - está muy bien escrito, siempre me llama la atencion lo del ocultismo y haces una buena crítica que impulsa a buscar más.
    Veré si hay algún diseño de paginas web sobre esto. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hace poco caí en la cuenta de que un disco que tengo en casa desde hace unos años tiene, en la portada y en la contraportada, inscripciones en el mismo idioma (o código) que el Manuscrito Voynich. Intenté contactar con los músicos ante la improbable posibilidad de que hubieran descifrado el secreto, pero ni en el disco ni en la página web del grupo se revela la identidad de sus miembros? Alguien sabe algo de este grupo, que se llama "H de Casa" y que publica con un sello de Tarragona llamado Slow Coloured Records? Alguien podría facilitarme el contacto de alguno de los miembros del grupo?

    ResponderEliminar